Artículos Sobre Filosofía de lo Implícito, Psicoterapia Experiencial, Focusing, Pre-Terapia, y Bio-Espiritualidad. - - - (Si quieres obtener los textos del blog en formato Word o PDF, dirígete al sitio wwws.scribd.com y buscalos por nombre de autor, título o con mi nick luisrobles1977 )

sábado, 30 de junio de 2007

Una Breve Reflexión de Eugene Gendlin

Una Breve Reflexión
de Eugene Gendlin

"Pensamos más de lo que podemos expresar.
Sentimos más de lo que podemos pensar.
Vivimos más de lo que podemos sentir.
Y aún hay mucho más".

----
"We think more than we can say.
We feel more than we can think.
We live more than we can feel.
And there is much more still."


viernes, 15 de junio de 2007

Focusing Interactivo y la Terapia de Pareja



FOCUSING INTERACTIVO Y LA TERAPIA DE PAREJA: UN MODELO HUMANISTA-EXPERIENCIAL

Por Felipe Rodriguez

Estudiante de Psicología.


INTRODUCCIÓN

Desde la teoría sistémica se plantea que la pareja es un sistema con mecanismos reguladores propios, con patrones de interacción repetitivos, con comportamientos que dependen uno de otro en forma circular, y que todo sistema tiende hacia la homeóstasis. Para los terapeutas sistémicos, no hay vínculo causal directo entre el pasado y el presente, los comportamientos de las parejas no son sólo amplificaciones de comportamientos del pasado, sino que son parte de un espiral de interacciones en que la conducta de cada uno es causa y consecuencia de las conductas del otro. (Elkaim, 1989 en Jara, 2005). Los comportamientos de una pareja pueden tender hacia la complementariedad, en la que uno de los miembros se sitúa en posición de “superioridad” con respecto al otro; o pueden tender hacia la simetría, en la que ambos miembros pueden tener igual capacidad de asumir responsabilidades y tomar decisiones. (Jara, 2005)

Las conflictivas de pareja se producen a partir del impacto simultáneo de los conflictos intrapsíquicos de cada cónyuge, los patrones de interacción entre los miembros de la pareja, la influencia de su historia con las familias de origen y la influencia del contexto ideológico, social y cultural. (Jara, 2003)

El contexto social y cultural actual, ha complejizado enormemente las relaciones de pareja. Hoy en día, se ha profundizado un cuestionamiento de los roles de género tradicionales y la pareja busca una relación entre iguales, en que cada miembro tiene los mismos derechos y obligaciones. Por otra parte, la pareja contemporánea sufre una sobrecarga de demandas emocionales; hay una disminución de las redes de apoyo familiar y social, donde los miembros de la pareja, influidos por el mito de la pareja romántica, buscan satisfacer todas las necesidades afectivas y sexuales en la relación con su cónyuge. Estas exigencias generan contradicciones y expectativas desmedidas, que deben tenerse en cuenta al enfrentar a las parejas que solicitan ayuda. (Jara, 2003)

Para lidiar con estas exigencias y demandas que actualmente tienen que cargar las parejas, la psicología clínica, desde hace algunas décadas, ha ampliado su campo ocupacional con objeto de abordar las diversas temáticas de la vida en pareja. A partir de ello se desprenden varios modelos.

Es así como la terapia de pareja, desde una perspectiva sistémica, pone el énfasis en la construcción relacional de los problemas, presupone que tal interacción se basa en una definición de sí mismo y del otro que lleva a una determinada acción, que al repetirse, organiza el problema. Por lo tanto, un cambio en esa definición -o sea una re-definición- organizaría una interacción diferente o, en otras palabras, una solución de otro tipo. Por otra parte, un cambio en la interacción o en la pauta interaccional, al organizar seguramente una realidad diferente, también redundará en un nuevo significado de la situación. Esta nueva significación no es más verdadera que la anterior, sino diferente, alternativa y como tal, permite una relación distinta. En este punto convergen todos los modelos sistémicos, lo que cambia es la vía para llegar a lograrlo. (Biscotti, 2006)

Desde la psicoterapia Experiencial, se presenta un modelo de intervención que comparte espacios con algunas intervenciones de la psicoterapia Sistémica. Este examen pretende revisar aquellos ámbitos comunes que muestran una postura capaz de hacer intervenciones que ayuden y generen cambios en los consultantes. Para ello, se expondrá el modelo de Focusing Interactivo, ya que es una técnica de la psicoterapia experiencial, que se utiliza en el tratamiento con parejas.

Pregunta 1: Refiérase al modelo de Focusing Interactivo.
Uno de los tantos modelos terapéuticos que contribuyen para poder abordar las temáticas y/o conflictivas que presentan las parejas actualmente, está dado por la psicoterapia experiencial, a través de su modelo de Focusing Interactivo. Para una mayor comprensión de este modelo, se requiere contextualizarlo dentro del paradigma experiencial y posteriormente, explicitar el concepto de sensación-sentida, al ser uno de sus componentes principales.

La psicoterapia experiencial surge en la década de los 60, a partir de los descubrimientos de Eugene Gendlin, propulsor de una nueva forma de teorizar, donde deja de lado la explicación y solución de los problemas del cliente, centrándose en el “cómo” la persona vive su experiencia, es decir, en el proceso de experienciar. Pone énfasis en la calidad de la relación y la creencia en las capacidades del propio cliente para solucionar sus problemas. Las diferencias terapéuticas con otros modelos, aluden a la capacidad del terapeuta para centrarse más en el proceso que en los contenidos, y propulsar en el cliente el contacto con su propia experiencia; diferenciarla de otros aspectos; atribuirle un significado específico; y expresarla verbalmente. Todas estas acciones, constituyen sus objetivos. (Reyes, 2007)

Sensación-sentida: Es una sensación corporal que posee un significado sentido. Corresponde a una sensación corporal implícita y holística que abarca toda la globalidad de una situación compleja. Contiene un entramado de significados y toda una textura de facetas. Pero a pesar de su complejidad igualmente posee un foco, una demanda específica, una dirección. Puede “sumarse a” o “llevar a” otro paso. Entonces las personas al contactarse con ella, saben y pueden decir “lo que realmente es”, y al decirlo parece que arrastran toda la complejidad. Una sola cosa, una sola afirmación, puede surgir a partir de la globalidad de todo ello, al permitir que se forme.” (Gendlin, 1999)

Es en definitiva una integración de componentes fisiológicos (sensación real localizada en alguna parte del cuerpo); afectivos (tonalidad, sentimientos) y filosóficos (contiene el significado implícito de las acciones, pero sin desplegarse todavía). También es importante considerar que se necesita un breve espacio de tiempo para que se forme y para que se tenga conciencia de que está presente. (Gendlin, 1993)

El modelo de Focusing -que es de donde deriva el concepto de sensación-sentida-, es definido como un proceso de auto-exploración y sanación emocional corporalmente orientado. (Weiser Cornell, 1999). Fue descubierto y sistematizado por Gendlin, en parte, desde su teoría del cambio de la personalidad; y en parte también, desde su investigación del proceso de psicoterapia. Al comparar las terapias exitosas con las no exitosas, pudo evidenciar que los clientes exitosos estaban usando una forma específica de auto-exploración, estaban atendiendo a su experiencia corporal presente, la cual se ha denominado “sensación-sentida”. (Gendlin et al, 1968 en Leijssen, 1998)
Este enfoque se ha desarrollado y complementado a través de etapas evolutivas, estas son: Focusing Intrapersonal; Focusing Transaccional y Focusing Interactivo. (Klein, 1998). En este examen, se expondrá el modelo de Focusing Interactivo propiamente tal, con motivo de presentar el abordaje terapéutico con parejas desde una perspectiva experiencial.

El Focusing Interactivo, es una variante relacional de Focusing, sistematizada en los años 80 por Janet Klein, que enseña a utilizar los procedimientos de Focusing para mejorar y solidificar las relaciones de pareja. (Spindler, s/a). El Focusing Interactivo a diferencia del Focusing Intrapersonal y el Focusing Transaccional, agrega el componente de la interacción, donde los clientes comparten su propio material -sentido corporalmente- con respecto a un asunto particular, dentro de un ambiente seguro. (Klein, 1998)
El objetivo de este modelo, es permitir a los miembros de la pareja contactarse con sus sensaciones-sentidas, y por está vía desarrollar la empatía y compasión; así podrán dialogar y escucharse mutuamente desde sus sensaciones corporales, mientras mantienen una actitud de empatía y compasión, lo que permite reconocer cómo la historia de un consorte afecta interactivamente al otro. Al acceder a ello, pueden crecer a través de la relación, descubrir y expresar sus verdades en un entorno seguro. (Klein, 1998). Esta conexión profunda conlleva a la intimidad de la pareja, porque permite que cada cónyuge sienta en profundidad cómo siente el conflicto el otro, y así van apareciendo las soluciones que destraban dichos conflictos. (Spindler, s/a)
Al ser un proceso experiencial, requiere que cada miembro de la pareja se contacte con su propia sensación sentida, esto permite que algo nuevo se forme y crezca a partir de la experiencia de cada uno. Debido a que la experiencia de cada persona es única, el compartir y comprender las experiencias mutuas empáticamente, los ayuda a mantener el contacto que abre hacia la conexión e intimidad. (Klein, 1998)

El Focusing Interactivo agrega los atributos del “ambiente adecuado” que estaban ausentes en el original ambiente dañino en que se relaciona habitualmente la pareja. El más grande de estos atributos, es el escuchar empática y compasivamente como un oyente preocupado. Aquí, es donde comienza la recuperación del mecanismo experiencial y también donde se inserta un “ambiente psicológicamente sano”. Además, cuando los consortes se contactan entre sí, son capaces de acceder a su parte sanadora interna, llamada sensación-sentida, y con ello, tienen el poder de estar con uno y otro en una vía de interacción que trasciende a lo que cada uno puede hacer por sí solo, lo cual se ha denominado “sensación sinérgica”. (Klein, 1998)

Esta variante de Focusing, requiere que los cónyuges se contacten con un evento “no claro” que es llevado en su sensación-sentida, también requiere que uno de ellos como oyente utilice respuestas de reflejo. Pero más allá de eso, requiere que la experiencia plena se genere en conjunto y dependientemente en una participación imparcial de ambos. Al ser una experiencia mutua, se debe resguardar un clima emocional caracterizado por la empatía y compasión. El Focusing Interactivo fue creado para practicar la empatía y compasión, hasta convertirse en el modo para desarrollar la empatía, la aceptación y la compasión en un ambiente seguro. (Klein, 1998)

Este modelo es considerado por Klein (1998) como una terapia sustitutiva, porque se le enseña a la pareja un nuevo modo de comunicación e interacción, que les permite sanar los conflictos que estaban arraigados en su relación. De este modo, el terapeuta les proporciona herramientas que permiten reemplazar sus patrones de interacción más que intentar modificarlos.

Desde esta perspectiva, el terapeuta en un comienzo actúa como facilitador, ya que genera en conjunto con la pareja las condiciones del ambiente seguro para desplegar la terapia. Posteriormente, adquiere el rol de entrenador, debido a que le enseña a la pareja una habilidad interpersonal. Así, el terapeuta está presente de modo permanente, mientras la pareja aprende una nueva y saludable forma de interactuar; no invade el proceso, pero si se responsabiliza mutuamente con ellos. Además, les entrega a los consortes sugerencias para que se mantengan en el modelo y logren identificar los pasos que puedan sacarlos de éste. Dado lo anterior, el terapeuta obtiene algo valioso, ya que al estar cerca, no sólo contribuye al proceso de la pareja, sino que también participa del proceso, lo que le permite crecer junto con ellos. (Klein, 1998)

El terapeuta puede enseñar Focusing Interactivo a la pareja de forma directa, o darles referencias externas para que puedan aprenderlo. Para ello, les puede dar una variedad de opciones: enseñarles en sesiones individuales o como parejas; modelar este proceso con algún compañero y que los clientes observen; enseñarles en grupos de trabajo con otras parejas, etc. También puede facilitarse la enseñanza practicando previamente ejercicios de discernimiento y de acercamiento. (Klein, 1998)

Por otra parte, Klein (1998) postula que la base de una buena relación está determinada por la empatía y compasión de quienes la componen, entonces es labor del terapeuta entregarle a una pareja distanciada un modo de acercamiento sano, o continuar el proceso de separación de forma sana. Por ende, lo primordial es que el terapeuta sea capaz de respetar la decisión de la pareja, por lo que no requiere inmiscuirse con respecto a si la pareja continuará con su matrimonio o se divorciará, sino que requiere involucrase con la calidad del matrimonio o del divorcio, cómo los consortes continuarán sus vidas en adelante, y cómo otras partes involucradas, especialmente los hijos, continuarán.


Los principios básicos del Focusing Interactivo. (Klein, 1998)

1.- El ser humano, es un organismo con capacidad auto-curativa, ya que posee la capacidad natural, aunque no espontánea para sanar heridas psicológicas.
2.- Para curar heridas psicológicas se requiere de preparación y condiciones externas e internas. Se necesita acceder al lugar interno de curación (sensación-sentida), y además un ambiente seguro que provea conexiones sanas con otros, las que se basan en la empatía y compasión.
3.- Para que la terapia se despliegue, se debe generar y resguardar un ambiente seguro, caracterizado por la empatía y compasión.
4.- El cliente necesita acceder y desarrollar su capacidad auto-curativa. Encontrar y fortalecer su sensación-sentida, es la vía para su curación.
5.- La persona sanada es producto de un escuchar profundo, es el cliente accediendo y desarrollando su propia auto-empatía y auto-compasión.
6.- La terapia debe seguir su corriente natural de sanación, más que un modelo autoritario. Requiere de un patrón no jerárquico que permite que emerja la competencia natural del cliente y un patrón natural de aprendizaje y enseñanza mutua.

Dado lo anterior, es que el método de Focusing Interactivo, se enmarca dentro del paradigma Humanista-Experiencial, puesto que pone énfasis en el potencial del ser humano y su tendencia hacia el desarrollo, es decir, confía y promueve el bienestar psicológico de la pareja, por medio de valores como la sabiduría organísmica, la tendencia actualizante y la libertad experiencial.

A continuación, se expondrán los pasos que constituyen el modelo aplicado a parejas.

El Modelo de Focusing Interactivo (Klein, 1998)
Por mutuo consentimiento, un participante comienza la sesión. El modelo continúa del siguiente modo:
1.- El focalizador cuenta parte de su relato, desde su sensación-sentida.

2.- El oyente, también desde su sensación-sentida, escucha y selecciona respuestas de reflejo para la parte que lleva la experiencia.

3.- El narrador resuena lo reflejado con su corriente de sensaciones, con el objetivo de chequear la exactitud, ver si hubo cambio, o si aparece algo más. Si este reflejo no se ajusta, el focalizador debe entregar retroalimentación al oyente.

4.- El narrador indica que su parte ya está completa e invita al oyente al “momento de mutua empatía”, es decir, antes de que el oyente dé su respuesta empática, ambos irán a su interior por un momento para dejar sentir cómo les llega lo nuevo. El oyente, empáticamente tratará de obtener o conectar la sensación-sentida y la esencia de la experiencia desde el marco de referencia del narrador. El focalizador por su parte, también tomará este momento empática y compasivamente para sentir cómo fue su experiencia. Esto es la respuesta de doble o mutua empatía.
a) El oyente expresa cómo está experienciando el material del focalizador dentro de él. El focalizador le verá a través de sus ojos como si fuera él mismo.

b) El narrador resuena con la respuesta del oyente para estar seguros de que es exacta y luego puede retroalimentarlo.

c) El focalizador compartirá lo que vino cuando tomó su momento empático consigo mismo. El oyente reflejará de vuelta al narrador quien resonará para ver si fue entendido y para ver si viene algo más.

d) El momento empático es compartido por ambos, tomando un momento para detenerse alrededor de este preciado momento.

5.- Cuando se establece este proceso, hay una transición natural donde se intercambian los roles, es decir, el focalizador pasa a ser oyente y viceversa. Así empieza la respuesta interactiva, donde el nuevo narrador, chequea dentro para ver qué de su propio material está tocado por la historia anterior.

6.- La interacción continúa repitiéndose del paso 1 al 5, hasta que ambos sientan que han terminado el proceso o se encuentran en momento de descanso.

7.- Cierre interactivo: Cada participante se detiene un momento para ir dentro de sí mismo, y atender cómo se sienten ahora acerca del otro y acerca de ellos mismos. Esto es un “chequeo de la interacción” tanto con el otro como consigo mismo.

Aportes del Focusing Interactivo a la terapia de pareja:

1.- Describe el proceso actual, a través de una perspectiva interaccional, experiencial, fenomenológica y corporal; lo que permite tener una visión más amplia del problema y con ello amplificar los recursos de la pareja, lo que conlleva a un mayor contacto y fluidez de la comunicación. (Lara, 2007)

2.- El método de trabajo es fenomenológico y procesal, por ende, enfatiza lo intersubjetivo de la relación a través del contacto con la sensación-sentida, promueve y facilita la interacción de los cónyuges y permite mantenerlos en el proceso más que en los contenidos. (Jaison, 2003)

3.- El modo y la actitud de trabajo es experiencial, lo que implica que más que cerrar es abrirse a la experiencia, y de este modo encontrar las verdades y/o problemáticas más ocultas, lo que promueve el diálogo existencial entre los consortes. (Klein, 1998)

4.- Permite desarrollar y practicar la empatía y compasión de los consortes, lo que contribuye a generar un espacio de contacto y relación entre los miembros de la pareja. (Klein, 1998)

5.- Es un método que al ser aprendido por la pareja, les permite practicarlo cuando estimen necesario, sin ayuda ni supervisión del terapeuta. (Klein, 1998)

6.- Permite que cada miembro de la pareja pueda compartir cómo se siente con respecto a sí mismo y al otro, lo que no ocurre necesariamente en otro tipo de terapia. (Klein, 1998)

7.- El terapeuta al estar participando del proceso de la pareja, se enriquece junto con ellos (Klein, 1998), lo cual es digno de destacar si se considera que es una labor que practica a diario.

8.- Por ser un proceso experiencial, permite un mayor insight, ya que no sólo es cognitivo sino que también emocional y corporal. (Reyes, 2007)

Críticas del modelo aplicado a parejas

1.- Al no concebir la patología como tal, pierde de vista la posibilidad de que uno o ambos cónyuges presenten un trastorno.

2.- No considera del todo, las dificultades que tienen los consultantes para contactarse con su sensación-sentida.

3.- En situaciones adversas se hace muy complicado generar un clima emocional apto para trabajar, más aún considerando que en la medida que la terapia avanza, la realizan los mismos consultantes interactivamente.

4.- No considera que dentro de la pareja puede haber un miembro que no esté motivado a generar un cambio, y que asista a terapia prácticamente obligado. Es decir, no distingue quién es el cliente, el paciente y el no cliente.

5.- El diagnóstico que realiza, no contempla la etapa de cambio (Prochaska) en que se encuentra la pareja, por lo cual pierde de vista elementos significativos al momento de intervenir.

6.- Dentro de la terapia no se estipula la operacionalización de metas mínimas, lo que trae como consecuencia, que se pierdan datos reales y concretos de cambio que le permitan a la pareja evidenciar un avance de su relación en el corto plazo. Esto a su vez, podría afectar la motivación y con ello la adherencia al tratamiento por parte de los consortes.

Pregunta 2: Intervenciones desde el modelo de Focusing Interactivo.

De acuerdo a Lara (2007), para poder plasmar este modelo en la práctica, se requiere en primer lugar, cuatro sesiones para el diagnóstico, las cuales se distribuyen de la siguiente manera:

1.- La primera entrevista, se utiliza para la presentación de cada uno de los consortes. Además de los datos personales, aquí también es importante considerar datos tales como: cómo se gestó la idea de consultar, quién lo sugirió, cómo lo tomó el otro integrante, cómo se produjo la referencia, cuánto tiempo tardaron en concretarlo, qué ha cambiado desde entonces, etc. Esta información permite ahorrar tiempo en el conocimiento de una serie de características relacionales que se han dado. (Bernales, 2003). Además, proporcionan antecedentes precoces que dejan entrever expectativas, distinciones y significaciones de cada uno de los miembros de la pareja. A su vez, esto puede evitar complicaciones y malos entendidos posteriores. (Tapia, 2002)

En segundo lugar, se debe acoger la demanda de la pareja, es decir, consignar el problema e intentar objetivarlo lo mejor posible. Esto por su parte, permite comprender la postura de cada de uno de ellos en relación al problema e indagar acerca de la capacidad de insight y el estilo atribucional de cada miembro. El terapeuta debe prestar atención para pesquisar la etapa del ciclo vital que está viviendo la pareja, los recursos y dificultades con que cuenta cada uno, y la influencia de las familias de origen en su relación. (Lara, 2007)

La segunda y tercera sesión, se utilizan para construir y revisar el genograma de cada cónyuge. Esto permite pesquisar datos relevantes de la historia de vida de cada uno e indagar sobre la cultura y normas de cada familia de origen, para luego corroborarlas experiencialmente. (Lara, 2007)

Durante la cuarta sesión, el objetivo es poder integrar la información recopilada y mostrársela a la pareja. El sentido de esto, es poder contextualizar a la pareja desde diversas perspectivas y contribuir para instaurar un clima emocional adecuado. (Klein, 1998)

Una vez finalizada la etapa de diagnóstico, el terapeuta establece el encuadre terapéutico, es decir, las condiciones mínimas necesarias para llevar a cabo la psicoterapia, esto es, un espacio caracterizado por el respeto, empatía y compasión, para que pueda darse una experiencia compartida, en el que ambas partes sean escuchadas por igual. (Klein, 1998). También se requiere el deseo de comunicarse, es decir, voluntad de escuchar abiertamente temas que puedan generar sentimientos de disgusto, desacuerdo o incomodidad, o que puedan conectar con malentendidos. (Jaison, 2003)
Jaison, (2003), postula que el terapeuta además, necesita instruir a la pareja para:
1.- Respetar la necesidad de una pausa si la interacción no está avanzando, está subiendo de tono o una de la partes ya no puede seguir escuchando.

2.- Aprender a ser tolerantes respecto a la habilidad que tenga cada uno para procesar situaciones difíciles: A veces, una de las partes necesita posponer una discusión hasta más tarde. Lo esencial para tener una buena relación es conciencia, respeto y tolerancia hacia la capacidad del otro de progresar.

3.- Permanecer en el contexto a pesar de un ataque externo, es decir, el terapeuta debe enseñar al oyente a proteger su seguridad interna a través de: Reflejar sólo lo que está diciendo el narrador, sin intromisiones; evitar el contenido, explicaciones y justificaciones; evitar contestar preguntas directas, puesto que seguramente vienen cargadas.

4.- Mantener una comunicación auto-reveladora (mensajes-yo), la que consiste en describir sólo lo que sucede, sin emitir juicios de valor. Esto permite reconocer a cada cónyuge cómo se siente y qué necesita del otro. A medida que esta comunicación se va arraigando, la otra persona tenderá a responder de manera adecuada. (Amodeo y Wentworth, 1998)

Por último, hay que enseñar a las parejas a evaluar el proceso y los esfuerzos que están realizando para conseguir interacciones más eficaces y reforzantes. Cuando las parejas se sienten más cómodas y capaces respecto al proceso de escucha, querrán hablar directamente el uno con el otro, lo que constituye un signo para el terapeuta de que están avanzando. (Jaison, 2003)
Posteriormente, el terapeuta utiliza algunas intervenciones tales como:

Diversos tipos de reflejo: Les dan la oportunidad a los clientes para que resuenen internamente desde donde surge la historia, para saber si realmente los reflejos calzan y capturan todo lo que quisieron decir. El reflejo no sólo consiste en repetir las palabras, sino que están en sintonía con la corporalidad de los clientes. El reflejo no debe usarse como técnica, sino como la expresión de una actitud de presencia con y para los clientes. (Weiser Cornel, 1999)

Reflejo de sentimiento: Son comentarios que realiza el terapeuta donde destaca los sentimientos implícitos en la comunicación. (Weiser Cornell, 1999)

Reflejo reiterativo: Se dirige a al discurso explícito de los clientes. Consiste en repetir la frase o el contenido con el fin de reafirmar o corregir el discurso. (Reyes, 2007)

Reflejo de señalamiento: Señalar en tono propositivo lo que el cliente está experimentando. (Reyes, 2007)

Preguntas indagatorias: Se refiere a preguntar sobre los significados implícitos de la relación. ¿Cómo se siente cuando ocurre eso?, ¿qué le ocurre corporalmente?, etc. (Reyes, 2007)

Sondas verbales y kinestésicas: Hace referencia a los aspectos más profundos del funcionamiento de la persona. Es una declaración acerca de cómo el cliente se percibe a sí mismo, pero siempre desde una actitud y un tono propositivo. (Reyes, 2007)

Mini-focusing: Realizar algunos pasos del focusing propuesto por Gendlin, con objeto de poder detenerse con alguna emoción y prestar atención a cómo se lleva en la sensación-sentida, qué significado tiene y qué produce corporalmente. Esto permite abrirse al espacio de focalización. (Lara, 2007)

Cabe destacar, que dentro de este modelo, no se realizan interpretaciones ni confrontaciones. (Klein, 1998)

Pregunta 3: Refiérase a los aspectos comunes que comparte el modelo de Focusing Interactivo con la terapia Sistémica.

1.- Klein (1998), refiere que el ser humano posee la capacidad natural para sanar “heridas psicológicas”, que como consecuencia podría contribuir a la solución de sus conflictos. Dicha premisa es compartida por Hudson y Weiner (1993), al señalar que los clientes poseen naturalmente un potencial de cambio y que dicho cambio depende del propio cliente como experto.

2.- El Focusing Interactivo, al considerar el componente de la interacción, pretende mejorar y solidificar las relaciones interpersonales dentro de un ambiente seguro, caracterizado por la empatía y compasión (Klein, 1998); lo que implica que dichas condiciones no estaban presentes en los momentos conflictivos, es decir, intenta reemplazar el modo habitual de enfrentar estas temáticas. Esto, podría homologarse a lo que Cade y O`Hanlon (1995) señalan con romper el circuito “más de lo mismo” de las soluciones intentadas, como objetivo principal del enfoque interaccional.

3.- El Focusing Interactivo destaca la importancia de la retroalimentación como un elemento que permite al terapeuta conocer a sus clientes y también posibilita la comunión ente los cónyuges. (Klein, 1998). El enfoque estratégico por su parte, presta bastante atención al feedback que proporcionan los clientes, debido que le permite al terapeuta conocer la postura de estos, favoreciendo además la posibilidad de corregir y adaptar sus intervenciones futuras. (Nardone et al, 1992)

4.- Una intervención valiosa es que cada cónyuge, aprenda a darse cuenta de su estilo comunicacional, es decir, si utiliza la comunicación auto-reveladora (mensajes yo) o comunicación intrusa (mensajes tú), para que de este modo, puedan adquirir una nueva forma de diálogo. (Amadeo et al, 1998). En la terapia estratégica, esto adquiere relevancia como una predicción para el cambio, puesto que es considerado como el estilo atribucional de los consortes, lo que permite utilizar una herramienta de intervención. (Hirsch, 2003)

5.- Es labor del terapeuta promover y resguardar un encuadre, donde los miembros de la pareja compartan un ambiente emocional propicio para poder trabajar. Esto es, cada cónyuge posee un turno para hablar, mientras el otro escucha, lo cual debe ser respetado. (Klein, 1998). Esto desde una perspectiva estratégica, es una intervención que rompe el circuito “más de lo mismo”, que a su vez, favorece el cambio. (Cade et al, 1995)

6.- Nardone y Watzlawick (1992), refieren que en la terapia estratégica, las intervenciones adquieren valor porque las estrategias se adaptan a la situación y no la situación a las propias teorías. En la terapia de Focusing Interactivo, el terapeuta debe considerar y respetar el timing de cada cónyuge, con el propósito de adaptarse a las necesidades de sus clientes, es decir, si algún consorte no está preparado aún, debe utilizar otro tipo de estrategias previas para fomentar el contacto y el clima favorable en la pareja, ya que son los clientes los que guían el actuar del terapeuta. (Klein, 1998)

7.- El modelo de Focusing Interactivo, enfatiza que la experiencia de cada cónyuge es única (Klein, 1999), lo que tiene a la base una mirada constructivista de la realidad, perspectiva que es compartida por el modelo estratégico, al considerar que la realidad se construye según el punto de vista de quien la percibe. (Nardone et al, 1992)
8.- El objeto de análisis desde el enfoque interaccional, son los procesos, vale decir, las secuencias repetitivas de conductas en las que el comportamiento problema está inserto. (Cade et al, 1995). Desde una perspectiva experiencial, el terapeuta también se centra en los procesos, o sea, en cómo cada cónyuge está llevando su experiencia presente en relación al otro. (Klein, 1998)

9.- En ambas terapias se persigue un cambio tipo 2, es decir, se intenta modificar el modo de interacción, que está compuesta por: la pauta relacional, atribución de significado, clima emocional y las creencias que poseen los cónyuges acerca de sí mismos, del otro y de la relación. (Tapia, 2002)

10.- La terapia de Focusing Interactivo le permite al terapeuta mayor flexibilidad, por lo que en ocasiones, el terapeuta prescribe tareas a los cónyuges para que las realicen fuera de sesión. (Jaison, 2003) El enfoque estratégico utiliza constantemente prescripciones, las que pueden ser directas o paradojales. Esto permite que los cónyuges se preocupen de su proceso terapéutico en su cotidianidad, lo que promueve más posibilidades de cambio. (Hirsch, 2003)


CONCLUSIÓN

La relación de pareja juega un rol protagónico en la sociedad, puesto que es la base de la familia. Por ello, la terapia de pareja ha sido un tema bastante estudiado en las últimas décadas, puesto que compartir un proyecto de vida en pareja, se hace cada vez más complejo en la sociedad occidental. Son muchas las interrogantes ha explorar y diversas perspectivas desde dónde abordar aquella información. Sin embargo, existen varias similitudes en los enfoques psicoterapéuticos, en cuanto al modo de pesquisar la información y herramientas para poder intervenir.

Como en toda terapia, no sólo interesa el referente teórico y el consecuente bagaje técnico, sino que también la persona del terapeuta y la particular relación que establezca con quienes consultan. (Biscotti, 2006)

La terapia sistémica, ha contribuido con diversos modelos teóricos para ayudar a solucionar los conflictos que presentan las parejas. A raíz de ello, otros paradigmas de la psicología, han aportado nuevas perspectivas para poder complementar la ayuda que se le ofrece actualmente a las parejas que consultan.

El paradigma Humanista-Experiencial, al igual que otros paradigmas, ha evolucionado con el propósito de instaurar un método que contribuya a la salud mental de las personas que viven en relación. Para ello, ha utilizado una gama de principios sistémicos, uno de ellos, y el más importante, es que considera a la pareja como un sistema. (Jaison, 2003). Esto implica, que la conducta de todo individuo, es función de la conducta de otros individuos con los que mantiene relaciones. Por ende, si el comportamiento de alguno de ellos se altera, también cambiará el del primero. (Cade et al, 1995)

Desde una perspectiva clínica, lo más importante es poder brindar un servicio de calidad a las personas que consultan. Por ende, las discusiones con respecto a qué enfoque es más eficiente, no es lo relevante, sino que independiente del modelo teórico al que se adscriba el terapeuta, siempre tendrá como fin último el que los consultantes tengan una mejor calidad de vida, y en el caso particular de las parejas, es que tengan una mejor relación, independientemente de las decisiones que tomen. Con ello quiero decir, que la idea no es rivalizar ni minimizar el actuar de otros terapeutas, sino que contribuir al bienestar psicológico de quienes lo requieran. Es así como el modelo de Focusing Interactivo, no se contrapone a los enfoques terapéuticos ya existentes, sino que intenta colaborar con una nueva mirada, y desde ahí posibilitar una mejor relación en la pareja.



BIBLIOGRAFÍA

1. Amodeo, J y Wentworth (1998). Crecer en Intimidad. Desclée de Brouwer. Bilbao.

2. Bernales, S. (2003). Decálogo de Terapia de Pareja. En De Familias y Terapias: Revista del Instituto Chileno de Terapia Familiar. Año 11, Nº 17, 2003 p. 50

3. Biscotti, O. (2006). ¿Qué es la terapia sistémica?. Instituto Sistémico de Buenos Aires. Disponible en: http://www.isdeba.com/www/Isdeba/articuloqueeslaterapia.htm

4. Cade, B. y O`Hanlon, W. (1995). Guía breve de la Terapia Breve. Ed. Paidos. Barcelona.

5. Gendlin, E.T. (1993). Focusing: Proceso y Técnica del Enfoque Corporal. Ed. Mensajero. Bilbao.

6. Gendlin, E.T. (1999). El Focusing en Psicoterapia. Manual del Método Experiencial. Paidós. Barcelona.

7. Hirsch, H. (2003). Decálogo de un enfoque estratégico-breve (y quizás en cualquier otro). En De Familias y Terapias: Revista del Instituto Chileno de Terapia Familiar. Año 11, Nº 17, Diciembre de 2003 p. 5.

8. Hudson, W. y Weiner, M. (1993). En busca de soluciones: Un nuevo enfoque en psicoterapia. Ed. Paidos. Barcelona.

9. Jaison, B. (2003). La integración de la terapia Experiencial y la terapia Breve: Un manual para terapeutas y orientadores. Descléede Brouwer. Bilbao.

10. Jara, C. (2003). Decálogo de lo mínimo a considerar en la terapia de parejas. En De Familias y Terapias: Revista del Instituto Chileno de Terapia Familiar. Año 11, Nº 17, Diciembre de 2003 p. 45.

11. Jara, C. (2005). Tipos de parejas y Objetivos Terapéuticos. En De Familias y Terapias: Revista del Instituto Chileno de Terapia Familiar. Año 13, Nº 20, Julio de 2005 p. 44.

12. Klein, J. (1998). The Interactive Method: The Path of Healing through Empathy and Compassion; combined Edition, Revised 1999. Center for compassionate emphatic communication.

13. Lara, S. (2007). Comunicación personal, 25 Mayo.

14. Leijssen, M (1998). Focusing Microprocesses. En G, Press (Ed), Experiential Psychotherapy. Traducido por Robles, L.

15. Nardone, G. y Watzlawick, P. (2000). Terapia Breve Estratégica. Ed. Paidos. B. Aires.

16. Reyes, G (2007). Objetivos de la Psicoterapia Experiencial. Ponencia presentada en el Post-Título en Psicoterapia Experiencial. Universidad Central. Santiago, Chile.

17. Spindler, M (S/A). Focusing. Disponible en: http://www.marlenespindler.com/es/focusing/focusing.php

18. Tapia, L. (2002). La primera entrevista en Terapia de Pareja. En De Familias y Terapias: Revista del Instituto Chileno de Terapia Familiar. Año 10, Nº 16, Diciembre 2002, p. 54

19. Weiser Cornell, A. (1999). El Poder del Focusing, Una Guía Práctica de Autocuración. Obelisco. Barcelona.