Artículos Sobre Filosofía de lo Implícito, Psicoterapia Experiencial, Focusing, Pre-Terapia, y Bio-Espiritualidad. - - - (Si quieres obtener los textos del blog en formato Word o PDF, dirígete al sitio wwws.scribd.com y buscalos por nombre de autor, título o con mi nick luisrobles1977 )

sábado, 20 de agosto de 2016

Contacto Alucinatorio: Tratamiento fenomenológico Esquizofrenia.

CONTACTO ALUCINATORIO:
Un Tratamiento Fenomenológico para Esquizofrénicos.

Garry Prouty
Staire State College

“Hallucinatory Contact: a phenomenological treatment of schizophrenics” en Journal of Communication Therapy, 2, 99-103.

Traducción: Luis Robles Campos (*)

Resumen: El texto se basa en los primeros artículos del autor describiendo el uso del método proto-simbólico en el tratamiento fenomenológico de las alucinaciones esquizofrénicas y presenta refinamientos posteriores en el marco teórico al diferenciar las etapas del contacto alucinatorio. Un estudio de caso ilustra el uso del método es presentado y discutido.

            Prouty (1977) describe un método para tratar alucinaciones y fantasías esquizofrénicas. Específicamente, él describe estilos de reflejos situacionales, corporales,  faciales y lingüísticos  relativos al proceso regresivo crónico. El método proto-simbólico es definido como la técnica de los reflejos aplicada a las etapas indicativas del sí mismo, emotivas del sí mismo,  procesales del sí mismo, e integrativas del sí mismo del proceso alucinatorio. El artículo describe desarrollos metodológicos y provee material sobre un caso de soporte.

CONTACTO ALUCINATORIO.

            El Contacto Alucinatorio, ampliamente concebido, es un contacto experiencial-fenomenológico que integra y procesa el contenido alucinatorio dentro de la estructura del sí mismo (Prouty, 1981). El contacto alucinatorio como método, se manifiesta a sí mismo en tres técnicas relacionadas con etapas: A) Contacto Fenomenológico, B) Integración Fenomenológica, y C) Procesamiento Fenomenológico.

Contacto Fenomenológico:

            Perls (1951) define el Contacto como materia de la psicología y (1969) como una función básica del ego. Perls (1976) describe fenomenológicamente la Frontera del Contacto como “eso que apunta a aquello que uno experiencia como ‘Yo’ en relación a lo que se experimenta como ‘No Yo’”, y a través del contacto ambos son más claramente experienciados.

            El contacto, en el contexto alucinatorio, se refiere a la experiencia de “Yo” (Sí Mismo) y del “No Yo” (Alucinación) en un locus espacial. La técnica espacial es elegida porque los esquizofrénicos alucinan en dimensiones espaciales (Havens, 1962; Friske and Wilson; Strauss, 1966). Ya que el espacio psicológico puede ser literalmente correlacionado al espacio físico, es más directamente contactable. Más exactamente, el Contacto Alucinatorio es un experienciar directo entre el Sí Mismo y la Alucinación en un espacio literal y psicológico (Prouty, 1981).

Integración Fenomenológica.

            Después del contacto espacial, ocurre la integración emocional real. El trauma que genera la alucinación es experienciada emocional y conscientemente. La transición literal del contenido alucinatorio (“No Yo” en “Yo”) o Experienciar del Sí Mismo es llamada un “Episodio de Contacto” (Polster, 1974) debido al dramático e intenso afecto involucrado. El Episodio de Contacto es el evento terapéutico dominante. Es el cambio desde la experiencia psicótica a la experiencia sana por medio de la Frontera de Contacto.

Procesamiento Fenomenológico.

            Después que la alucinación ha sido contactada e integrada en la estructura del sí mismo, es muy importante proveer una síntesis dentro de la estructura de éste. Esto es necesario porque aunque el contenido alucinatorio haya sido integrado, aún no ha sido asimilado. Esta asimilación es gradual y mejor lograda por los Reflejos Experienciales (Gendlin, 1968). Los reflejos facilitan el proceso concreto de sentimiento y la clarificación organísmica de sí mismo para sí mismo. Los reflejos experienciales ayudan al sí mismo a asimilar y “apropiar” el contenido.

ESTUDIO DE CASO

            La paciente, una mujer (homicida-suicida) esquizofrénica paranoide estaba sin medicación y tenía estatus de paciente ambulatoria atendida en domicilio. La paciente alucinó (por varios meses) una enorme, aceitosa y amenazante pitón en tres dimensiones. El estatus de realidad de la percepción variaba. Algunas veces la paciente percibía la serpiente como “real”, por ejemplo, asentada en el piso del dormitorio. En otros momentos, la paciente verbalizaba “la serpiente está en su cabeza”, sólo para empezar a temer cualquier proximidad a la imagen tridimensional. La alucinación persistió durante varios meses hasta que el tratamiento la resolvió.



Contacto:

            La Etapa de Contacto consistió en desarrollar una Frontera de Contacto entre el sí mismo y la serpiente alucinatorio trimensional. La paciente evidenció un gran miedo hacia la alucinación de la pitón. Ella no podía caminar tres pasos desde su silla hacia la silla del terapeuta, así que se le pidió caminar una Frontera alrededor del espacio alucinatorio donde “estaba” la serpiente. Ella caminó una curva de cuatro pasos hacia otra silla, donde nuevamente no pudo aproximarse a la silla del terapeuta. El terapeuta le pidió a la paciente retroceder sus pasos en la curva de cuatro pasos hasta su silla original. El terapeuta caminó entonces con la paciente y entonces retrocedió.

Integración:

            La etapa de Integración consistió en un “Episodio de Contacto” entre el sí mismo y la pitón alucinatoria. El significado afectivo de la serpiente resultó integrado dentro de la consciencia.  Se le pidió a la paciente si ella podía cruzar la Frontera y aproximarse al centro del espacio físico de la “serpiente alucinatoria”.  Proporcionalmente, el terror aumentó con el movimiento hacia el espacio alucinatorio.  Eventualmente, el terror alcanzó un tope y la paciente gritó: “Ella está tratando de matarme, ella está tratando de matarme. Nadie me va a creer”. Ella chilló, lloró y sollozó. La paciente integró un recuerdo sentido de los deseos homicidas maternos y una niña frenética siendo desacreditada por su padre, profesores, pastores, etc. La serpiente era muy claramente un “símbolo” del homicidio materno hacia  ella.

Procesamiento:

            La etapa de procesamiento sintetiza la recientemente integrada madre homicida dentro del sí mismo. Esto es acompañado por Reflejos Experienciales. La paciente empezó esta fase de trabajo veinticuatro horas después. La definida necesidad de proceso experiencial fue indicada por la paciente diciendo  que el material recientemente integrado (homicidio materno) yacía sólo “estando ahí”, sin mayor significancia. La paciente también expresó la necesidad de “lidiar con todo esto”. Lo siguiente fue la “elaboración” adicional provista por los Reflejos Experienciales. Al ser reflejados, la paciente clarificó las siguientes experiencias:

A.      “Este es mi quiebre psicótico”: La serpiente (acciones y partes) son mis experiencias no reconocidas. Yo sólo retuve los aspectos hermosos de mi madre y negué su homicidio”.

B.      “Me tuve que volver loca…para no volverme loca”: “Tuve que negar que fui un objeto homicida de mi madre”.


C.      “La serpiente se sentía como el deseo asesino de mi madre. Ahora sé que ella realmente quiso matarme”.

Poco tiempo después, la imagen alucinatoria perdió realismo, intensidad y se desvaneció.


Sumario:

            El Contacto Alucinatorio es descrito como el contacto, la integración y el procesamiento fenomenológico del contenido alucinatorio dentro de la estructura del sí mismo. La técnica de contacto es focalizada a un locus espacial que es la frontera percibida entre “Yo” (Sí mismo) y “No Yo” (Alucinación).
En el caso ilustrativo, el Contacto se desarrolló al trazar físicamente una Frontera percibida entre el Sí Mismo y la Alucinación utilizando las experiencias psicóticas de la cliente. La integración o un “Episodio de Contacto” fue alcanzado por el contacto directo del cliente con el espacio alucinatorio, resultando en la conciencia del homicidio materno. El procesamiento, o la síntesis gradual del contenido alucinatorio dentro del sí mismo (apropiamiento) se alcanzó  por medios de los Reflejos Experienciales. Se logró mayor clarificación y significado para a cliente.

BIBLIOGRAFÍA.

·         Frieske, D. & Wilson, W. (1966). Formal Qualities of Halllucinations: A comparative study of the visual hallucinations in patients with schizophrenic, organic, and affective Psychoses. Paper presented at Duke University Medical Center, Durham, N.C.
·         Gendlin. E.T. (1968). The Experiential Response. E. Hammer (Ed.) “Use of Interpretation in Treatment. New York: Grune &  Strattion, 1968. 208–228.
·         Havens, L. (1962). The placement and movement of hallucinations in space: phenomenology and theory. International Journal of Psychoanalysis, 43, 426-435.
·         Perls, F. (1969). The Ego as a function of the organism. Ego, Hunger and Aggression. Random House, New York, p.139.
·         Perls, F., Hefferline, R. & Goodman, P. (1969). Gestalt Therapy: Excitement and growth in the human personality. The Julian Press, New York, pp. 73-135.
·         Polster, E. & Polster, M. (1974). Gestalt Therapy Integrated. New York: Vintage Books, 1974, 103.
·         Prouty, G. F. (1977). Protosymbolic Method: a phenomenological treatment of schizophrenic hallucinations. Journal of Mental Imagery, 2, 339-342.
·         Prouty, G. F. (1981). Pre-Symbolic Theory. Invitational lecture, University of Regina, Saskatchewan.
·         Prouty, G. F. (1981).  The Psychotherapy of Hallucinations. Invitational lecture, Dept. of Psychology, Michigan State University. East Lensing, Michigan, 1981.
·         Strauss, E. (1966). Phenomenology of hallucinations. Phenomenological psychology. New York, Basic Books, pp.277-287.



(*) Luis Robles Campos (2016).
Psicólogo, Universidad de Tarapacá, Arica – Chile.
Egresado Magister Psicología Clínica, Universidad de Chile.
Fousing Trainer acreditado, Focusing Institute, New York.
luisrobles1977@gmail.com