Artículos Sobre Filosofía de lo Implícito, Psicoterapia Experiencial, Focusing, Pre-Terapia, y Bio-Espiritualidad. - - - (Si quieres obtener los textos del blog en formato Word o PDF, dirígete al sitio wwws.scribd.com y buscalos por nombre de autor, título o con mi nick luisrobles1977 )

viernes, 1 de diciembre de 2006

Un Grupo de Focusing.


Un Grupo de Focusing:
Un modelo para un nuevo tipo de proceso grupal.
-
Por
Marion Hendricks.
-
-
-
-
-
-
-
Illinois School of Professional Psychology
SMALL GROUP BEHAVIOR, Vol. 15. No. 2, May 1984 155-171
Copyright 1984 Sage Publications, Inc.

Traducción: Jaime A. Escobar Lillo. (*)
-
Resumen
-
El Focusing como cambio terapéutico, basado en el trabajo de E. T. Gendlin et al., es aplicado en una formación grupal. Son presentados ejemplos del proceso de focalización evocando una sensación corporalmente sentida de las situaciones y problemas, para explorar las implicancias y usos del método.


La focalización (o Focusing) es descrita como un proceso esencial en el cambio terapéutico (Gendlin, 1981). En la focalización, una persona, silenciosamente intenta discriminar una sensación corporalmente sentida de una situación o problema. Cuando alguien se refiere a una sensación sentida y pregunta: “¿qué hay en esa sensación?”, entonces emergen palabras e imágenes de ella. Esa persona elabora una serie de preguntas internas y espera que una simbolización emerja directamente de su propia experiencia. A partir de diversos pasos como estos, generalmente hay distintos cambios sentidos. Lo que estaba cerrado y oscuro se abre y cambia. Este cambio de sensación, concreto y corporal, consiste en un proceso positivo de cambio de personalidad. La focalización está conceptualmente relacionada con la variable: “nivel experiencial” (EXP), sobre la cual se han hecho muchas investigaciones (Klein et al., 1970). Un experienciar alto se correlaciona positivamente con buenos resultados obtenidos en psicoterapia. La focalización es un proceso con alto nivel experienciación. Enseñar a focalizar puede aumentar el nivel experiencial y aumentar la posibilidad de cambio terapéutico positivo en psicoterapia.

Para ilustrar este proceso se muestra una sección de una grabación en una sesión de enseñanza de focalización individual. Por el hecho de que el cliente es novato, en términos del proceso, cada paso es claramente instruido y trabajado junto a las respuestas del cliente. Este es el tipo de proceso que entonces fue adaptado al formato grupal y reportado en este artículo. La transcripción comienza después que fueron dadas breves instrucciones de relajamiento. [1]


T1: Perciba lo que surge, pero no entre en nada ahora [pausa]. Solamente acepte lo que surge, perciba y coloque eso de lado. Yo quiero que ud. mantenga cierta distancia de aquello que va surgiendo en la medida que ud. direcciona su atención a su interior [pausa]. Mantenga un espacio entre ud. y aquello que surge – perciba eso y colóquelo de lado. Es como clarificar un espacio para ud. mismo – un amplio espacio donde ud. pueda sentirse bien [pausa]. Si ud. percibe cualquier cosa que le impida sentirse de buena manera, me gustaría que ud. tomase lo que sea que eso pueda ser y por mientras lo colocase de lado [Pausa]. Entonces usted podría preguntarse: “¿me estoy sintiendo realmente bien ahora?”- y si hubiera algo que aún estuviera en el camino, me gustaría que usted lo tomase y lo dejase de lado. [pausa] Entonces, aquí hay un amplio espacio libre donde usted se siente bien. [pausa] A medida que usted se sienta listo, me gustaría que usted hiciese una lista con las cosas que usted ha dejado de lado. (15 segundos de silencio) ¿Cuáles eran algunas de las cosas que usted sintió y fue dejando de lado, mientras dirigía su atención a su interior?

(T1: este es el primer paso del proceso de focalización: Despejando el Espacio.)

C1: [pausa] Problemas que estoy teniendo con mis padres – los coloqué de lado – problemas, problemas que estoy teniendo en el trabajo – los coloqué de lado [pausa] - y esos sentimientos que realmente tenía, y necesitaba colocarlos de lado.


T2: Bien, entonces los problemas que está teniendo con sus padres, así como algunos relacionados con el trabajo que eran de su atención.

C2: Cierto.


T3: Bien, en ese espacio libre que usted abrió para sí mismo, me gustaría que usted escogiese uno de esos problemas y que los pusiera ahí. Usted no va a entrar en ellos, solamente va a escoger con cual le gustaría trabajar esta vez, con cual se sienta más confortable para trabajar ahora. (el cliente comienza a decir una cosa y el terapeuta lo interrumpe) No vayas a eso ahora, solo colócalo en el espacio libre.

C3: Bien, yo solo pondré el problema con mis padres en el espacio libre.

(T3: Fui solicitando al cliente (C) que escogiese un problema para focalizar.)


T4: Bien [pausa]. Me gustaría que ahora escogiese palabras, pensamientos e imágenes y solo te preguntases a ti mismo: “¿cuál es la sensación de ese problema?”. Piensa en una cualidad del sentimiento – enfocando una sensación global del problema – puedes preguntar: “¿esta cualidad del sentimiento se parece realmente con aquello que siento?”. No estamos hablando de pensamientos ahora, yo sé que antes lo dije, pero me gustaría que colocases los pensamientos de lado ahora y dejes solamente a tu cuerpo sentir cómo es el problema, como un todo. Ocupe el tiempo que fuese necesario y entre en contacto con la experiencia global del problema [pausa]. Deje las palabras y la figura y solamente permítase experienciar cómo es la sensación global del problema. [13 segundos de silencio]

C4: Yo creo que toqué un sentimiento.

(T4: La terapeuta (T.) está instruyendo al cliente a que se forme una sensación corporalmente sentida del problema con sus padres. Nótese que ella está dirigiendo su atención a como ella está experienciando exactamente ahora ese problema en particular con su cuerpo. Ella no está interesada en los pensamientos acerca del problema. En última instancia, T. está conduciendo a C. en dirección a una sensación sentida, por lo pre-verbal del problema como un todo. Ése es el segundo paso.)



T5: Bien, ahora que usted tocó ese sentimiento, pregunte a su cuerpo: “¿cómo es ese sentimiento?”. Usted dice que tocó un sentimiento – tal vez haya tocado esa cualidad de la sensación de la que preguntó. Me gustaría que esperase un momento, mientras deja que una palabra o imagen emerja de los sentimientos que tocó. A medida que usted experiencia esa sensación del problema como un todo, le puede preguntar: “¿Qué es lo peor de eso para ti?” y deja que una palabra o imagen emerja de ese sentimiento. [30 segundos de silencio].

C5: [suspiro] Bien, el sentimiento que yo tuve era de dolor.

(T5: T. ahora instruye a C. a dejar que las palabras o imágenes vengan directamente de esa sensación sentida inmediata del problema con sus padres. Hacerse asimismo ese tipo de preguntas internas ayuda al cliente a dirigir su atención al nivel corporal y lo motiva a esperar que emerja una respuesta. Éste es el tercer paso. Deténgase en el silencio cuando C. atiende directamente a su sensación sentida, en lugar de quedar especulando y describiendo lo que ella ya conoce respecto del problema.)



T6: Bien, por qué usted no se coloca a una cierta distancia de ese sentimiento. Tome el problema y colóquelo de lado, fuera de usted. Usted está aquí y el problema está allá. (C: uh-hum). Usted no está en él, usted tiene cierta distancia de él. Usted no está cubierto (envuelto) en el sentimiento. Él está a una distancia de usted. Y solamente entre en contacto con él, pero usted puede tener una perspectiva de él, y entonces vea lo que emerge del problema.

C6: [Pausa] OK – Yo veo dolor por todos lados como resultado; usted sabe, en términos de ese problema. No es solo mi dolor, sino también el dolor de los otros que están involucrados. Yo ví eso más claramente cuando yo me coloqué un poco afuera, [C. hablando muy bajo] a distancia. (T: OK...) Verá usted, cuando yo mantenía el problema en sí, el parecía un problema mío, pero cuando yo lo ví a distancia, pude percibir que el problema no es solo mío, sino que es de los otos que están involucrados también.

T6: T. no quiere que C. entre en un proceso de catarsis o que se envuelva en un sentimiento “desagradable”. Ninguna de esas opciones sería Focalización. Ella quiere que la implícita complejidad sentida del problema forme palabras o imágenes.



T7: - OK, como la palabra dolor le surge, me gustaría que usted refiera esa palabra en comparación con aquel sentimiento y que vea si ella le encaja.

C7: [silenciosamente] Sí, encaja.

(T7: Ella encuentra un “asidero” - la palabra dolor – y verifica. Ese es el cuarto paso del proceso de focalización. ¿Esa palabra capta realmente la directa cualidad sentida del problema?)



T8: - OK, uhm... la palabra dolor combina con el sentimiento con el cual usted entró en contacto – que es lo que usted siente en su cuerpo cuando usted pone la palabra dolor en contacto con el sentimiento?

(T8: Ella no está satisfecha con esa afirmación verbal y quiere que ella vea si hay una respuesta corporal que diga “sí, esa es la cualidad de ese problema”).

[8 segundos de silencio]

(T8: Un trozo típico y curioso de Focusing es ilustrado aquí. Aún cuando el contenido que emerge (dolor) sea estresante, el desdoblamiento en palabras (o imágenes) de la versión corporalmente sentida del problema hace a la persona sentirse bien. Lo que esta de hecho vago, estresante, tenso en la experiencia de C. con sus padres está comenzando a tornarse más claro).


C8: [Pausa] Bien, yo como que siento... [Pausa] yo no sé...de algún modo yo me siento como bien. Yo fui capaz de identificar algo... yo finalmente...yo creo, identifiqué lo que me está incomodando al respecto de ese problema...y yo creo que es el dolor que esta afligiendo a todos los que están involucrados. Y también el dolor que está afligiendo de uno por uno...para todos...para cada uno de los involucrados. Y yo creo... [Pausa] yo no sé...de alguna forma me hace sentir bien por dentro, pues ese es uno de los problemas más duros que yo tuve que enfrentar...siempre.

El terapeuta y el cliente ahora prácticamente completarán un ruedo de Focusing. El terapeuta entonces va para el paso cinco del proceso, preguntando:
T9: Ok, ahora que usted encontró la palabra dolor, ¿usted podría ver lo que viene detrás de ella? Pregúntele a su cuerpo de la misma manera en que usted preguntó antes – y vea lo que surge.


Habría sido bueno si el terapeuta también hubiese dicho: “Pregúntese a usted mismo: ¿qué hay en toda esa sensación de dolor? ¿Cuál es el punto crucial de toda esa sensación de dolor con los padres? Entonces, espere y vea que nuevas palabras o imágenes surgen directamente de su sensación corporal de ese dolor como un todo”.

Está claro que ese es apenas el paso inicial de ese problema, pero ilustra claramente la forma del proceso de Focusing. Para una comprensión más completa de la técnica, el lector puede ver el libro de Gendlin: Fosusing (1981), que presenta la teoría de ese proceso como central para el cambio de personalidad (Gendlin, 1964).

El Focusing, ha sido utilizado, primeramente, en psicoterapia individual. Con objetivos de enseñanza y demostración, las instrucciones de Focusing, a veces, han sido dadas también a grupos de personas. En un ambiente como ese, algunas personas parecen capaces de focalizar inmediatamente, pero para otras, esto le hace poco sentido. En este artículo se discute la experiencia de un grupo de Focusing como un modelo para un nuevo tipo de pequeños grupos. La intención es que cada miembro pueda seguir simultáneamente el proceso descrito arriba y así poder compartir su experiencia. Esta puede ser una forma de enseñanza eficaz, pero lo más importante, es generar un tipo particular de experiencia de grupo. Este particular grupo de focalización surgió en el contexto de los CHANGES, una comunidad terapéutica de intervención en crisis, dirigida por los alumnos en graduación de la Universidad de Chicago en beneficio de otros alumnos y miembros de la comunidad. Inicialmente, el grupo fue concebido para enseñar Focusing a personas que estaban teniendo dificultades para aprenderlo. En tanto, un poderoso proceso grupal se desenvolvió a medida que las personas regularmente comenzaron a focalizar en conjunto. La estructura descrita aquí es fácilmente combinable con otros métodos grupales o adaptables a grupos con tareas específicas. Yo lo usé en varias combinaciones, incluyendo grupos para la reducción de estrés en una escuela de medicina y grupos de entrenamiento para el cuerpo clínico en ambientes hospitalarios.
-
-
BASE TEÓRICA
-
Un grupo de Focusing consiste en una estructura interpersonal que permite a cada miembro la focalización interior y la articulación de su experiencia. En nuestro medio social actual, el comportamiento esperado y los patrones emocionales generalmente fallan al ajustarse a la experiencia. Nuestras rutinas interpersonales generalmente parecen bloquear la vida sentida. Por ejemplo, se supone que el casamiento es capaz de permitir la intimidad, pero algunas personas descubren una nueva libertad en las relaciones justo después de la estructura matrimonial. Cuando obtenemos nuestra graduación luego de 15 o 20 años de una estructura escolar formal, algunas personas se vuelven más libres para leer y pensar por sí mismas; entonces comienza una educación genuina. Cuando la intimidad, la interacción y el pensamiento son demandas de estructuras externas, la mayoría de las personas apenas lo enfrentan, parecen tener experiencias que las estructuras son concebidas para posibilitar y apoyar. En un nivel más profundo, en tanto, las estructuras pueden oprimir aquello para lo cual su existencia debiera posibilitar.
-
Cuando un individuo puede entrar en contacto con su propio proceso estructurante, entonces emergen patrones que de una forma facilitan la experiencia personalmente sentida. En la focalización, una persona se refiere directamente y diferencia su propia experiencia. La focalización es un proceso de creación de estructuras (Gendlin, 1964). Por ejemplo, cuando una persona selecciona un libro para leer con base en una necesidad internamente sentida, el material leído forma un patrón. Ese patrón le expresa a la persona y le facilita un proceso de evolución intelectual de una manera que no es posible si esa persona sigue meramente las exigencias de otra. Muchas personas no saben cómo diferenciar su propia experiencia, cómo estructurarlas con otras y cómo descubrir la riqueza de sus verdaderos sentimientos – que guían de forma directa la acción.
-
“Estructuras de transición” son aquellas formas que enseñan a las personas a cómo moverse de las armaduras de los patrones socialmente impuestos para la libertad de crear nuevos formatos. Un grupo de Focusing, es una de esas estructuras de transición a través de un proceso de auto-atención interiorizada. Cuando es organizado mediante el Focusing, un proceso único de grupo se desenvuelve.
-
-
MÉTODO GRUPAL
-
Inicialmente el grupo puede ser un grupo de entrenamiento para el aprendizaje de Focusing. Eso cambia después de un tiempo hacia un proceso de grupo en movimiento. El grupo al cual voy a describir se encontró semanalmente por dos horas durante un año y medio. En cada reunión había entre 8 y 12 personas. Era un grupo cerrado (para mantener su tamaño), pero no había acuerdo de una participación regular; durante el periodo de entrenamiento yo solamente me comprometí en estar presente en todas las reuniones. La presión por la participación viola la intención de una estructura que exprese una necesidad interna. Hace que eso se torne una obligación más que una tarea. El objetivo del grupo es la Focalización – de cada persona, silenciosamente, pero nunca sola. Un proceso introvertido, individual, acontece en la compañía de otros (la mayoría de los grupos demanda proceso extrovertidos). El grupo está estructurado para facilitar la atención de las personas para sus propios procesos internos a través de la relajación, silencio y Focusing. A cada persona se le garantiza privacidad y seguridad contra intervenciones externas. En medio de ese contexto, una atención plena al proceso interno puede comenzar. Movilizaciones para compartir respuestas (positivas o negativas) con los otros (como generalmente hacemos en situaciones grupales) interfieren en la focalización.
-
El grupo debe reunirse en una sala silenciosa, donde las personas puedan estar confortables sin sentirse incómodos. En ese grupo las personas generalmente tomaban un cojín y se acomodaban. Antes de las focalizaciones, yo daba instrucciones de relajamiento seguidas por un mínimo de diez minutos de silencio, el cual es un tiempo largo para compartir silencio en grupo. Las personas dormían, soñaban, fantaseaban, pensaban, lloraban, mientras ellas se movían sin ninguna instrucción o respuesta de alguien.
-
-
Sucedía que las personas llegaban, tiraban sus zapatos, se relajaban y suspiraban con alivio: “éste es el único lugar en toda mi semana donde puedo llegar y ser yo mismo, con otras personas y no tener que quedar tenso tras una relación”. Yo puedo ir dentro de mí y ver – tener un tiempo para captar lo que está aconteciendo conmigo”. Simplemente entrar en la sala se tornó una experiencia poderosa. El silencio era un tiempo en el cual una persona podía desconectarse del ritmo acelerado del día y encontrar su sensación amplificada en el centro y en equilibrio.
-
Al final de los diez minutos, yo daba una versión de las instrucciones de Focusing. El facilitador puede dar las instrucciones base[1] en cada reunión, también disponibles en alemán, holandés y japonés (Traducciones de Gendlin, 1981); en todo caso, como el objetivo del Focusing es permitir que nuevas simbolizaciones emerjan a partir de la sensación inmediata que una persona tiene de una situación como un todo, parece ser preferible que esta capacidad sea modelable. Dentro de un patrón general, el facilitador puede crear instrucciones renovadas de Focusing cada vez. Eso ayuda a los miembros a sentir cómo ellos pueden crear sus propias instrucciones – un proceso más poderoso que el uso de instrucciones externamente derivadas. Para hacer eso, el facilitador del grupo precisa entender bien el proceso de Focalización y no estar atado a la formulación literal. Las instrucciones podrían comenzar con “¿como estoy ahora?”. En lugar de eso, próximo al final del periodo de silencio el facilitador puede preguntarse internamente “¿qué preguntas abiertas pueden ayudarme a sentir el todo de mi experiencia inmediata?”, entonces esperar que una pregunta emerja. Puede preguntarse nuevamente, en silencio “¿Cuál es la instrucción a seguir?”. Así, en cuanto el facilitador da las instrucciones en voz alta, el mismo puede seguirlas. (Uno de los objetivos del grupo es que el facilitador pueda focalizar conjuntamente con los demás).
-
Lo que resta de la secuencia de preguntas surge de un proceso específico. Por ejemplo, si me percibo fantaseando, digo “si ustedes se perciben con pensamiento fantasiosos, tráiganlos gentilmente de vuelta”. O, si yo encuentro algo en el camino de un sentimiento que está atrapando su cambio u obertura, digo: “pregúntense: ¿qué hay en el camino para que ese sentimiento cambie o se abra?”. Una persona puede generalizar cualquier instrucción que surja de su proceso. Si me siento algo triste, mi próximo paso puede ser preguntarme silenciosamente, “¿Qué es esa tristeza?” Yo digo entonces en voz alta, “pregúntense ahora: ¿cómo es ese sentimiento con el cual estoy trabajando, o que hay en él? Esperen y vean qué palabras o imágenes surgen en ese sentimiento”. El contenido tristeza es mío. El patrón general formulado es una instrucción aplicable a cualquier sentimiento.
-
-
El tiempo para cada paso está regulado por lo que el facilitador lleve para obtener una respuesta corporalmente sentida para la pregunta formulada, más el tiempo para sentir la próxima instrucción, más 10 o 20 segundos extras. Si el localizador se atasca en un paso, entonces haz una larga pausa antes de la próxima instrucción. El proceso completo de focalización generalmente requiere de 20 o 30 minutos – compuesto ampliamente de silencios entre instrucciones dadas.
-
Una vez que las instrucciones derivan del proceso del facilitador, ellas generalmente no son correctas para los otros, al igual que hayan típicos eventos y problemas en la focalización que provengan de una base para compartir. A medida que los miembros aprenden a focalizar, ellos pueden ignorar las instrucciones y formular las suyas propias o seguir en su propio ritmo. Sin embargo, una mínima estructura de alguien dando instrucciones es importante. También, la profundidad del proceso del facilitador ayuda a profundizar los procesos de los otros, especialmente en silencio, cuando el ritmo de alguien se desacelera y la sensibilidad interna se profundiza, la capacidad de introversión de una persona es claramente sentida.
Estoy insistiendo en un principio reflexivo aquí – el facilitador focalizando para formular instrucciones de focalización, y entonces focalizar en sí mismo en la medida que da las instrucciones. Una nueva estructura deriva del proceso. El proceso de enseñar a Focalizar ejemplifica una Focalización.
-
-
Durante las instrucciones las personas generalmente lloran, ríen o suspiran, en cuanto el sentimiento cambia, se desprende o cambia. Este es un proceso privado de cada persona y que no pide obtener respuestas de los otros. Después de las instrucciones, todos son convidados a decir o a comentar lo que les aconteció en cada paso. Eso es, al mismo tiempo, dividir (lo que ocurra en la comprensión que una persona tiene de aquello que acabó de experienciar) y trabajar las dificultades en la Focalización.
-
He aquí, algunos ejemplos compartidos, extraídos de sesiones iniciales:

(1) Yo me sentí infeliz. Mi trabajo no me deja seguir. Yo pensaba que nada bueno podía suceder conmigo esta noche, porque yo estaba muy tenso. Yo no conseguí relajarme durante el relajamiento. Cuando ud. preguntó en qué me gustaría trabajar, yo no lo sabía. Yo intenté pensar antes de ver en lo que quería trabajar. No conseguí pensar en nada. Pero, cuando seguí sus instrucciones y me pregunté a mi mismo “en que yo quería trabajar” lo que vi fue “¡yo quiero ser capaz de preguntar lo que yo necesito!”. Yo quedé sorprendido, pero fue bueno llegar a eso. Entonces, inmediatamente tres imágenes de tres situaciones en las cuales yo preciso preguntar, y que siento que no puedo, me vinieron enseguida. Entonces, cuando ud. dijo que nos preguntáramos “lo que necesita ocurrir para que eso cambie o se abra”, yo intenté pedir, fantasiosamente, por lo que yo necesitaría en cada una de esas instrucciones. ¿Y ud. sabe lo que aconteció? ¡Nada! Nadie se molestó. Ahora yo siento que puedo ir e intentarlo. Por ejemplo, yo puedo decir que necesito encontrarme con esta persona una vez por semana en lugar de dos, pues eso es muy rápido para mí. Las instrucciones venidas desde afuera fueron muy importantes. Yo no hubiese conseguido haber hecho eso solo.
-
(2) Habían muchas palabras. Yo no oía las instrucciones. Me quedé con mi sentimiento. Yo tenía una imagen que de afuera podría hacer cambiar ese sentimiento. Entonces, a medida que la imagen venía, lagrimas venían. Y luego ansiedad – un deseo de que eso se valla. El sentimiento comenzó en un lugar de mi cuerpo, en mi pecho, y en una presión en la garganta. Entonces las palabras vinieron: “Oh, es una tristeza”. Yo pasé un largo tiempo sintiendo esa tristeza, nunca la sentí como una parte. Era un gran sentimiento y entonces vino una imagen que podía cambiarlo.
-
(3) Mi mente estaba divagando. Yo decidí focalizar en mi respiración. Fue difícil llegar a algún sentimiento. Las instrucciones parecían muy vagas. Cuando ud. dijo “permítanse tener una sensación del problema como un todo”, aquí, eso, parecía muy vago. Yo no sabía cómo hacer eso.
-
(4) Cuando me pregunté “cómo estoy ahora”, me sentí inmediatamente ansiosa y con una leve nausea. Entonces, cuando ud. dijo que dejáramos que una frase o imagen se formará a partir de aquel sentimiento, me sentí como una niñita asustada queriéndose esconder. Cuando ud. nos pidió que viéramos lo que había en ese sentimiento o imagen, yo no conseguía llegar a nada, pues habían muchas razones; yo no sabía qué conectar al sentimiento. Pero hubo un cambio en eso, fue bueno haber llegado al lugar donde yo realmente estaba en vez de ese espacio externo social.
-
Cuando las personas comparten sus procesos exactos, cada una puede trabajar con las propias dificultades. Una persona puede crear ejercicios simples para manejar una sensación dada mediante la Focalización: como discriminar una sensación sentida de un problema, como dejar que se formen palabras o imágenes a partir de ella. Por ejemplo, el hombre del ejemplo (3), aún no es capaz de obtener una sensación sentida del problema como un todo. Yo lo ayude a experienciar una sensación sentida – pedí a todos que pensasen silenciosamente en sus madres y que dejasen imágenes y memoria que vengan de ella y las encontrasen, luego, encontrasen una frase típica que fuese de ella. Cuando todos tenían sus frases, pedía a todos que se preparasen para enseñar a sus madres sus frases, con su tono de voz, gestos y sentimientos. Yo pedí entonces, que dirigiesen su atención a sus cuerpos y que observasen la cualidad holística que podían percibir ahí: la sensación sentida de “madre”. Una sensación sentida como esa incluye un vasto numero de aspectos implícitos de aquello que es relevante en la vivencia de una persona, sea un evento, una persona o un problema. (Ejercicios específicos están incluidos en Focusing [Gendlin, 1981], pero es preferible que el facilitador entienda lo suficientemente bien el Focusing para que pueda desenvolver ejercicios que tengan una relevancia directamente relacionada con la dificultad de cada uno).
-
Los miembros del grupo son motivados a compartir sus dificultades específicas. “Aquello que ud. dice – ‘deje la sensación de aquel problema surgir como un todo’ – eso aconteció...En el tercer paso, cuando yo intenté dejar que una imagen surgiera, nada aconteció, solamente un monte de viejos pensamientos iban girando en mi cabeza”. El objetivo es una descripción con precisión interna. Describir una dificultad con certeza es, en sí misma una forma de focalización. Esto implica, una atención a la sensación de la dificultad de encontrar palabras que capten exactamente el problema a partir de ella.
-
A medida que las personas aprenden a Focalizar, la discusión posterior pasa de una enseñanza a un compartir. El tiempo disponible es dividido por el número de personas. Normalmente cada uno tiene cinco minutos y mucho se puede contar en ese tiempo. Aquellos que quieren decir algo, lo dicen. También todo son libres para no usar ese tiempo. El facilitador puede reflejar en un estilo centrado en la persona, pero no hay otra interacción a no ser que la persona que este compartiendo algo especifique un deseo específico de respuesta. Cada persona que comparte algo es acogida sin juicios, simpatía o argumentación. La norma no es tener que manejarse con las reacciones de las personas a los procesos íntimos de los otros. Los miembros del grupo están silenciosamente atentos. Cuando algo está intentando emerger y ganar un formato articulado en una persona, generalmente ella prefiere no ser interrumpida por interferencias externas. Los pocos minutos de una persona pertenecen exclusivamente a ella, a salvo en el contexto del grupo.
-
Este formato de no respuestas a veces es difícil para algunas personas. Sin embargo, ayudar a cada persona a volcarse en sí mismo de su proceso interno con el apoyo de otras que están haciendo lo mismo es diferente del proceso de un grupo interactivo. Personas que necesiten de interacción activa pueden participar simultáneamente de otro grupo si ellas lo desean.
-
La teoría Experiencial (Gendlin, 1964) postula que nuestra sensación sentida de un problema puede ser “llevada adelante” [carryng forward] a través del permitirse que una simbolización sea formada directamente a partir de esa sensación corporalmente sentida. Tales simbolizaciones pueden ser palabras, imágenes o acciones. Por ejemplo, en ese grupo yo formulé una pregunta como base para una acción para avanzar en el proceso: “pregúntese: ‘¿lo que yo podría hacer aquí, en mis pocos minutos, que pudiese ser un paso correcto al respecto de ese asunto...en ese asunto en el cual estoy focalizando?’”.
-
Para ilustrar ese paso más claramente volvamos a la sesión de aprendizaje individual de Focusing, citada en la introducción. El terapeuta acompañó al cliente a través de varias rondas de Focalización y ahora le está pidiendo que sienta lo que es necesario para resolver el problema con sus padres:
-

T1: OK, que tal si preguntas: “¿Hay algo que yo necesite hacer para que eso quede bien?” Dese a ud. mismo una distancia de eso, e intente no tener pensamientos demás o mantener eso solo en el campo de los pensamientos e ideas. Deje a su cuerpo mantener una sensación global de “¿hay algo que yo necesite hacer para que eso quede bien?” Procure enfocar internamente eso – aparte los pensamientos [pausa] aparte los procesos mentales – e intente obtener una sensación sentida global de “¿hay algo que yo necesite hacer para que eso quede bien?”. A medida que ud. experiencia eso, espere y vea lo que surge...vea lo que surge desde esa sensación de “¿hay algo que yo necesite hacer para que eso quede bien?”. [26 segundos].

(T1: Observe que T está dirigiendo la atención de C hacia una sensación holística de la situación y no simplemente a los pensamientos respecto al problema. A C no se le esta solicitando resolver el problema de la forma usual – racionalmente, pensando al respecto de las posibles soluciones. En lugar de eso, queremos que un paso de acción sea formado directamente a partir de la sensación corporal de esa persona con respecto a esa situación. Lo que surge de hecho puede ser sorprendente y hasta un tanto irracional, pues el paso es formado por muchos aspectos funcionales implícitos.
-
Esa sensación como un todo es mucho mayor que aquello que podemos pensar separadamente y con claridad en cada momento. Dar cuenta de ese nivel es central para la creatividad, conforme a lo demostrado por diversos estudios – vea Gendlin, 1967).)

C1: OK. [Pausa]. Eso puede sonar como un cliché, pero creo que necesito escribir una carta a mi madre; una carta en conjunto, firmada por mí y por mi hermano.

C1: C está en silencio a medida que está atento al menos a algo de esa sensación del todo. Note como el paso que surge parece muy simple bajo su juicio racional. Él dice defensivamente: “eso puede sonar como un cliché”.



T2: OK. ¿Cuándo ud. dice eso, cómo se siente? ¿Qué siente su cuerpo cuando ud. dice esas palabras?

(T2: Aquí T agradablemente pide a él que verifique en su cuerpo, de hecho, responde a ese paso o si este es solo un pensamiento. Si el paso de acción emergió de la sensación sentida del problema, el cuerpo, que carga tal sensación, cambia sutilmente. La persona suspira, siente un relajo de la tensión y a veces ríe o llora. Alguna sutil respuesta involuntaria del cuerpo ocurre señalizando un paso de un movimiento venido de ese nivel.)


C2: Alivio. Pues yo creo que [suspiro] el único modo por el cual el problema puede ser resuelto es a través de una comunicación muy clara, concisa y directa de parte de mi hermano y de la mía, explicando a mi madre en detalle, si fuera necesario [suspiro], la naturaleza del problema, lo que ella está haciendo y cómo contribuyó con eso. Si hiciéramos eso apropiadamente, si hiciéramos eso de modo bien pensado y con suficiente amor, con suficiente dignidad, ese puede ser el primer paso en dirección de la solución del problema. Ajuste de línea.

C2: C efectivamente relata un alivio, un sentimiento corporal y suspira muchas veces cuando articula este paso más avanzado.


Obviamente este proceso de cinco minutos es como C relata apenas “los primeros pasos en dirección de la solución del problema”.
-
La mayoría de las personas no están familiarizadas con ese nivel de focalización. La solución de problemas está generalmente restringida al pensamiento racional o a la búsqueda de consejos de otros. Lo que aquí está en cuestión es el hecho de que una persona pueda encontrar referencia en su propia sensación, implícitamente compleja de una situación problemática y, a partir de ella, permitir que el próximo paso necesario pueda emerger.
-
En el formato grupal, eran dadas las instrucciones para que cada persona sintiese lo que podía hacer en aquel momento y que consistía en un próximo paso necesario en dirección a la resolución del problema. Entonces, en el círculo donde eran compartidas las experiencias, cada persona era convidada a emprender cualquiera que fuese el paso de acción que había surgido a partir de la Focalización. Este es un procedimiento poderoso y puede ser incluido rutinariamente. A seguir, algunos ejemplos de las acciones para hacer avanzar el proceso: crear y cantar una canción; pedir a alguien un masaje para relajar el cuello o la espalda tensa; hacer posiciones de yoga por cinco minutos (en lugar de desearlo, ella lo haría); quedarse en la banquilla dando un sermón; reclamar por el poder y autoridad que él sentía, pero que tenía vergüenza demostrar; virar de espalda a nosotros y gritarle a su madre para que salga de su vida de modo de dejarle un espacio para vivir; romper en lágrimas y llorar sin palabras. Con acciones como esas, una gran descarga acontece, pues cuando alguien da un paso de libertad en su vida, se libera un sentimiento. A medida que una persona se mueve experiencialmente – llora, ríe, suspira profundo – el cuerpo se relaja y cambia.
-
En lugar de recibir sentencias de Consejeros de Revaloración para provocar descargas o de tener puntos vitales presionados de acuerdo a la evaluación de profesionales de la Bioenergética, las personas de ese grupo desarrollaban sus propias sentencias para su descarga, discriminaban donde tenían necesidad de ser tocadas y así hacia delante. Ni la forma ni el contenido eran externamente impuestos. Un paso de cada paso es único y emerge directamente del proceso de Focalización y estructuración de la propia persona. Esta capacidad es una dimensión de un proceso de auto cura. Es terapéuticamente generado por la propia persona y por ver a los demás hacerlo. Se desenvolvía una tremenda sensación de cohesión grupal y apoyo mutuo.
-
A lo largo de los últimos meses de existencia de ese grupo, algunas personas focalizaban en como cada una iba a facilitar un grupo (éste es otro ejemplo del principio reflexivo mencionado anteriormente). A medida que cada una se sentía preparada, facilitaba algunas sesiones en el grupo, experimentando estructuras e instrucciones originales de focalización. Algunos miembros seguían organizando sus propios grupos de de focalización en una variedad de contextos y lugares, como en el trabajo con pacientes de cáncer, con profesores en escuelas, en aulas sobre creatividad, con clientes en terapia y con grupos de mujeres. El grupo no parece haber pasado por los estados típicos del desenvolvimiento grupal (Beck, 1974), todavía los miembros del grupo se sentían más próximos unos de otros y tenían trabajos en un nivel más profundo.
-
Personas con un bajo nivel de experienciación (no focalizadoras) tienen un pronóstico más empobrecido en terapia. Tales personas se pueden beneficiar mucho de un grupo paralelo de focalización o en pre-terapia, en el cual ellos pudieran ser gentilmente sensibilizados en sus procesos internos.
-
Complementariamente al ambiente terapéutico, este modelo de grupo puede ser apropiado para usarlo en una amplia variedad de contextos, incluyendo situaciones de trabajo en las cuales se enfatiza el pensamiento creativo, la habilidad de liderazgo y la resolución de problemas.
-
-
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Beck, A.P. (1974) "Phases in the developmental structure in therapy and encounter groups." C. Wexler and L. Rice (eds.) Innovations in Client-Centered Therapy. New York: John Wiley.
-
Gendlin, E.T. (1981) Focusing. New York: Bantam Books. (Focusing: Uitgeverij De Poorts, Amsterdam 1981; Fukumura Shappare, Tokyo 1981; Otto Muller, Salzburg, 1981.)
-
Gendlin, E.T. (1964) "A theory of personality change" in P. Worchel and D. Byrne (eds.) Personality Change. New York: John Wiley. (Reprinted in A. Mahrer(ed.) Creative Development in Psychotherapy.
-
Cleveland: Case-Western Reserve 1971; Collected Papers: Nurase, T. (trans.) Tokyo, Muki, 1966; Das Selbsterleben (Experiencing) in des Psychotherapie, Bommert Dahlhoff (Hrsg.), Munchen, 1978.)
-
Klein, M.H., P.L. Mathiew, E.T. Gendlin, and D.J. Kiesler (1970) The Experiential Scale: A Research and Training Manual. Madison: Psychiatric Institute. University of Wisconsin.
Murayama, S. (1979) "A note on focusing practice–a study of theory and practice of focusing (3)." Research Bull. Educ. Psychology 24 (Faculty of Education, Kyushu University).
-
-
1 Mis agradecimientos a Barbara Ritter por el permiso del uso de su Grabación de Focusing.
* Nota del Traductor: Este texto fue traducido al español de la traducción portuguesa del Prof. Ms. João Carlos Caselli Messias. (en http://www.focusing.org)
-
-
(*) Focusing Trainner. Arica, Chile. 2006

[1] Refiriéndose a la esquematización establecida de un Focusing. N. del T.

No hay comentarios: