Artículos Sobre Filosofía de lo Implícito, Psicoterapia Experiencial, Focusing, Pre-Terapia, y Bio-Espiritualidad. - - - (Si quieres obtener los textos del blog en formato Word o PDF, dirígete al sitio wwws.scribd.com y buscalos por nombre de autor, título o con mi nick luisrobles1977 )

sábado, 3 de febrero de 2007

Focusing y la Crítica Interna.

FOCUSING Y LA CRÍTICA INTERNA

Por
Elfie Hinterkopf, Ph.D.

“Focusing and The Inner Critic”, Capítulo 6, “Integrating Spirituality in Counseling: Manual For Using The Experiential Focusing Method”[1]
American Counseling Association, 1998.

Traducción: Luis Robles Campos.(*)



Los clientes a menudo experiencian lo que Gendlin (1981) ha llamado la “crítica”. La crítica a menudo parece como una voz dentro o fuera de la cabeza de una persona que dice: “No eres bueno”, “Eres estúpido”, “Lo que estás haciendo está mal”, o “Lo que estás intentando hacer probablemente fallará”. La crítica usualmente es experienciada como viniendo “a mi” en lugar desde viniendo “desde mi”. Absorbe algunas de las características de nuestros padres reales, pero usualmente es más destructiva e irracional que lo que los padres de una persona han sido. Como resultado de los ataques de la crítica el cliente frecuentemente siente dolor, confusión, y miedo. Algunos clientes pueden no experimentar la crítica como en palabras sino que sólo como un vago sentimiento de malestar (Gendlin, 1996):

A veces, sentimientos negativos tales como culpa o miedo pueden ser sanadores o incluso facilitadores de crecimiento. Sin embargo, la crítica tiende a inhibir el crecimiento psicológico-espiritual. En particular, la crítica a menudo bloquea el proceso de Focusing. El Focusing provoca alivio psicológico y más energía de vida, pero la crítica produce tensión, constricción, pesadez, y desgano.

Ya que la crítica puede bloquear el crecimiento, el terapeuta necesita estar alerta para percibir cuándo los clientes están experienciando una crítica inhibidora del crecimiento. En tales situaciones el terapeuta puede ayudar a sus clientes a reanudar el proceso psicoespiritual de cambio usando varias intervenciones o acercamientos. Cuando estas intervenciones ayudan a provocar un cambio sentido, los clientes pueden reportar sentirse más abiertos a su espiritualidad. Intervenir para lidiar con la crítica cuando los clientes están discutiendo asuntos religiosos o espirituales es especialmente importante porque para muchas personas la religión es experienciada, al menos en parte, como una serie de voces críticas.

Este capítulo presenta tres acercamientos para ayudar a los terapeutas a trabajar con la crítica interna de los clientes. Estos acercamientos pueden ser usados para identificar, transformar e integrar la crítica interna para beneficio de los clientes.

Diferentes clientes necesitan diferentes acercamientos en diferentes momentos. Cualquiera sea el acercamiento que se use, es importante que el cliente experiencie una diferencia sentida de alivio como resultado de la intervención. Si el cliente no siente alguna clase de alivio, expansión, y más energía de vida, un acercamiento diferente puede ser necesitado.
Los tres acercamientos que he hallado que son útiles para ayudar a los clientes a trabajar con sus críticas internas son: a) Distinguir el Focusing de la crítica interna (Hinterkopf, 1985a), b) Encontrando una posición más fuerte que la crítica (Young, 1994), y c) Focalizarse en una sensación sentida asociada a la crítica (Hinterkopf, 1985b). Los clientes que están frecuentemente agobiados por su crítica pueden necesitar la ayuda de sus terapeutas para implementar los dos primeros acercamientos antes de moverse al tercer acercamiento.


Distinguir el Focusing de la Crítica Interna.

Los clientes que se sienten abrumados por su crítica usualmente se experiencian a si mismos como víctima de ella. Estos clientes a menudos encuentran el primer acercamiento, aprendiendo a distinguir la crítica de aquello que viene desde su proceso de focusing, un paso esencial en aprender como trabajar con sus críticas. Muchos de estos clientes encuentran difícil recordar el momento en que ellos no sentían ansiedad o depresión debido a su crítica. Cuando su crítica se torna activa, tales clientes, frecuentemente, se sienten indefensos e incapaces de cambiar.
Cuando la crítica bloquea el proceso de crecimiento psicoespiritual en la terapia, los clientes necesitan aprender a reconocer la crítica y distinguirla de la experiencia del focusing. Lo clientes que son incapaces de distinguir la diferencia entre el focusing y la crítica pueden tener miedo de explorar su interior porque les preocupa que sólo se sientan más ansiosos y deprimidos como resultado de hacerse gradualmente más concientes de su crítica. Otros clientes están confundidos acerca de pensar acerca de su crítica y poder tomar ésta como algo de valor. Estos clientes pueden sentirse aterrorizados por su crítica interna.

En muchas ocasiones, cuando yo enseño a clientes con tendencias suicidas a diferenciar entre el Focusing y la crítica, ellos exclaman que es justamente a la crítica a la que ellos intentan matar en sus intentos de suicidio. La muerte parece mejor que tener que continuar viviendo con un enemigo interior constantemente enjuiciador, desagradable y destructivo y con el sentimiento que resulta de su influencia. Ayudar a estos clientes a distinguir el focusing de la crítica frecuentemente los capacita para tomar los primeros pasos a construir una sensación saludable y reafirmante de si mismos.
Yo frecuentemente explico estas diferencias a los clientes, como sigue: la diferencia más grande entre el focusing y la crítica es que el focusing trae alivio y más energía de vida lo que conduce a un vivir más pleno, en cambio, la crítica trae tensión, desgano y constricción. El focusing hace que te sientas más cariñoso y abierto hacia los demás y hacia la vida, en cambio la crítica hace que te sientan disminuido y alejado de los otros y de la vida.

Lo que viene desde el focusing usualmente parece venir desde una profundidad interior. Las palabras de la crítica usualmente parecen como venir desde adentro o fuera de nuestras mentes. Gendlin ha dicho que lo que surge desde el focusing es experienciado como desde mi, por su lado, la crítica es experienciada como hacia mi.

Yo encuentro muy útil referirse a aquello que surge desde el Focusing como la pequeña y delicada voz. Las personas Judeo-Cristianas frecuentemente identifican lo que viene desde el focusing como un camino con que Dios, Cristo, o el Espíritu Santo se revela a si mismo para ellos. La crítica a menudo es imprudente, reprime, y se repite a si misma de forma implacable. La crítica a menudo utiliza las palabras debes, tienes o deberías, frecuentemente, y como si tuviera un elevado tono de voz. En cambio, las palabras que vienen desde el Focusing usualmente surgen lentamente y sólo de unas cuantas a la vez. Focusing nos lleva hacia la energía de vida que hay en nuestro interior, la crítica, en cambio, sólo nos obliga.

La voz del Focusing nos anima, incluso cuando nos alienta a hacer cambios mayores en nuestras vidas; la crítica usualmente nos desanima. Por ejemplo, la crítica podría desanimarnos y manipularnos al llamarnos con nombres tales como estúpido, malo, flojo o irresponsable. En momentos como este, usted puede encontrar útil preguntarse: “¿Qué es lo que realmente quiero hacer en esta situación”? y “¿qué me traería alivio?” Por ejemplo, si su crítica le está diciendo que es estúpido e irresponsable porque no realizó una tarea a tiempo, podría preguntarse a si mismo qué es lo que realmente quiere hacer en esta situación. En contestación puede recibir la alentadora respuesta que usted se sentiría mejor y que se podría relajar más si terminara la tarea a tiempo.

Lo que viene desde el Focusing está en el presente. Aprenderás lo que necesitas hacer ahora mismo. La crítica a menudo se centra en el pasado o l futuro. La crítica te puede hacer sentir mal acerca de algo que no pudiste cambiar en el pasado o estar preocupado sobre algo que aún no tienes control porque pertenece al futuro.

Mientras que el Focusing lleva a la esperanza, la crítica a menudo lleva a la depresión. El focusing puede ayudarte a crear nuevas posibilidades, pero la crítica puede negarte posibilidades. Si el Focusing te trae una sensación de paz, la crítica a menudo trae miedo y ansiedad.

LO que surge desde el focusing usualmente es específico y personal; la crítica es a menudo estereotipada e impersonal. Por ejemplo, la voz del Focusing hace más específico tu próximo paso. Por su parte, la crítica puede decir: “Todas las personas deberían ser buenas>”, o “deberías ser siempre cortés”. A menudo, la crítica es simplista. La sensación sentida en el Focusing tiene un intrincado y único sentido de un problema o asunto.

Lo que viene del Focusing es creativo y trae más vida; lo que viene de la crítica usualmente es destructivo con lo que tiene vida. Esto incluye tanto la vida física como psicológica.

Mientras la voz del Focusing habla de una manera amable y neutral, la crítica usualmente habla de un modo imprudente y cruel.

Las señales no verbales que expresan los clientes a menudo son evidencias de si ellos están reaccionando hacia su crítica o están experienciando el focusing. Por ejemplo, dos clientes diferentes pueden decir: “Vamos con Dios”. El cliente que está experienciando el focusing, puede decir estas palabras con una sonrisa que trae más relajación a su cuerpo. Sus brazos y piernas fuertemente cruzados se descruzan, y los músculos de su cara y de su cuerpo se tornan más relajados. Para esta persona, las palabras vienen desde su proceso de focusing. El otro cliente, el que reacciona a la crítica interna, puede decir las mismas palabras, pero su expresión se hace más tensa. Sus mandíbulas se aprietan, sus brazos y piernas se cruzan más fuertemente. Los músculos en su cara y su cuerpo se tornan mas constreñidos.

Estas señales no verbales son importantes al trabajar con material religioso, porque ellas frecuentemente indican si tal material esta siento experienciado como un abuso o como facilitando el crecimiento. Por ejemplo, cuando un cliente dice: “Dios es todo poderoso” o “Necesito confiar en Dios”, es importante para el terapeuta chequear la experiencia interna del cliente para ver si las palabras trajeron más alivio o más constricción. Para hacer esto, el terapeuta le puede preguntar al cliente: “Cuando dices aquellas palabras, ¿cómo te sientes en tu interior?” Si el cliente contesta que las palabras le produjeron más constricción, el terapeuta puede preguntar: “Me pregunto si esas palabras están viniendo desde tu crítica interna…”


Ejemplo de distinguir.

El siguiente ejemplo muestra como se ayuda a una cliente a aprender la diferencia entre lo que surge desde el focusing y lo que viene desde la crítica interna.

La Sra. W, una madre soltera de 27 años que reciente se ha divorciado, vino a verme porque estaba deprimida. Ella dijo que Dios le había dicho que se lanzara enfrente de un auto para suicidarse. Ella comentó que se sentía muy tensa y ansiosa cuando oyó estas palabras (mientras conversábamos, se hizo evidente que ella no estaba experimentando alucinaciones auditivas, sino que estas palabras se habían formado en su mente).

Después de hablar acerca de su sentimiento de culpabilidad por su divorcio y sus limitaciones en su matrimonio, yo le expliqué algunas distinciones entre el Focusing y la crítica interna. Le dije que yo creía que Dios quiere más vida para nosotros y que pensaba que las palabras acerca de matarse venían desde su crítica interna.

Ella estuvo de acuerdo y dijo que ella había empezado a creer en un Dios inclemente y punitivo. Una mirada de alivio vino a su rostro y su cuerpo se relajó. En la sesión siguiente ella comento que se sentía menos deprimida, porque ya no creía que Dios le hubiera dicho que se matara.

Después que la cliente aprendió a identificar y distinguir su crítica interna de su proceso de focusing, ella recuperó su habilidad para procesar material acerca de su divorcio. Ella fue capaz de prestar atención a sus sentimientos implícitos y permitir que estos se desplegaran en significados implícitos. Nunca más tomó su crítica interna al pie de la letra, ella fue capaz de aceptar la parte de si misma que no toleraba el matrimonio y necesitaba conseguir el divorcio.


Encontrar Una Posición Más Fuerte que la Crítica.

Los clientes que se ven a si mismos más pequeños que sus propias críticas y que tienden a sentirse sin el poder necesario para encararlas, a menudo encuentran que el segundo acercamiento, Encontrar una posición más fuerte que la crítica, resulta de gran ayuda (Young, 1994). Este acercamiento, en el cual el cliente se enseña al cliente a encontrar una posición más fuerte que la crítica, incluye visualizar la crítica enfrente de uno mismo, verla a una distancia adecuada de uno, y preguntar: “¿Cómo me sentiría si no tuviera esta crítica?” El siguiente ejemplo ilustra como yo ayudé a una cliente a sentirse más fuerte que su crítica interna.


Ejemplo de encontrar una posición más fuerte que la crítica.

La señora M., quien es también terapeuta, tiene una profunda conciencia acerca de su crítica interna, pero aún a veces se siente debilitada por ella. Ella comenta que, a veces, pasa horas sintiéndose aterrorizada por su crítica.

Yo le pregunté en qué lugar de su cuerpo sentía la crítica, y ella me dijo que la sentía en la parte de atrás de su cabeza, hacia el lado derecho. Luego le consulté como luciría su crítica si pudiera tener una imagen de ella. Ella respondió que sería su padre, que había, verbalmente, abusado de ella. Debido a que ella se veía extremadamente perturbada mientras hablaba de esto, le pregunté cuan grande era su padre en relación con ella. Respondió que se él se vería dos veces más grande que ella. Le sugerí que moviera su crítica en frente de ella a cierta distancia a la altura de sus ojos, o más abajo, hasta que su crítica fuera solo de la mitad de su tamaño o más pequeña. La Sra. M., hizo esto y se sintió un poco más relajada.

Después, le pregunté: “¿Hay algún lugar que pudiera imaginar para poner su crítica de modo que no te pueda atacar”? Ella dijo que necesitaba ponerla dentro de un baúl con un buen candado. Le pregunté cómo se sentiría si su crítica que ahora lucia como su padre, estuviera encerrado en un baúl. Ella respondió: “Me sentiría con más luz y más energía”. La cliente lucía más relajada, tenía más color en su cara y se sentó más erguida.

La señora M., era ahora capaz de procesar su tristeza acerca de haberse sentido victimizada por tantos años. En la siguiente sesión comentó que la idea de visualizar a su padre más pequeño que ella misma y situarlo en un lugar cerrado donde él no la pudiera tocar, le brindó ayuda entre sesiones.

Durante el proceso de focusing el cliente frecuentemente se hace más conciente de las asunciones irracionales hechas por la crítica. Sumado al uso del acercamiento del focusing con la crítica del cliente las intervenciones de otros tipos de terapias pueden ser aplicadas. Por ejemplo, las intervenciones de la terapia cognitivo-conductual, la terapia racional-emotiva, la gestalt, la programación neurolingúística y el análisis transaccional, pueden ser de gran ayuda. Cualquiera de estas intervenciones pueden hacerse más poderosas chequeando la sensación sentida de clientes antes y después de la intervención, para ver si ésta ha traído más alivio, relajo y bienestar (Gendlin, 1996).


Focusing Sobre Una Sensación Sentida Asociada Con Una Crítica Interna.

Los clientes que están agobiados por su crítica a menudo necesitan tiempo para aprender los primeros dos acercamientos de trabajo con la crítica interna antes de aprender el tercer acercamiento. Por otra parte las personas que ya tiene cierta distancia de su critica y no están constantemente agobiadas por ella pueden encontrar innecesarios los dos primeros acercamientos.

Básicamente, la crítica interna necesita hacerse propia, trasformarse, integrarse. El tercer acercamiento de trabajo con la crítica, focusing sobre una sensación sentida asociada con una crítica interna, se usa para ayudar a los clientes a integrar su crítica. El tercer acercamiento puede incluir: a) focusing sobre la crítica, b) focusing sobre la relación entre la crítica y la victima y c) focusing sobre una sensación sentida mientras la crítica surge.


Focusing sobre la crítica.

Para focalizar sobre la crítica, el cliente necesita estar dispuesto a experienciar la crítica desde adentro. Un cliente agobiado por su crítica usualmente experimenta esta como atacándolo desde afuera. Para experienciar la crítica desde adentro, el cliente necesita imaginar cómo sería sentirse estando dentro de la crítica. El cliente puede entonces focalizarse sobre este sentimiento.

La Sra. L. tiene una crítica interna que la ataca continuamente acerca de un error que ella cometió, incluso después que ella ha trabajado en este asunto usando terapia cognitiva. Yo sugerí que ella podría preguntarse a sí misma “cómo me sentiría si la crítica fuera parte de mi”. La cliente lentamente comienza a darse cuenta de una sensación sentida de la rabia que siente en relación a la crítica que se siente inquieta y asustadiza en su interior. Mientras ella continúa focalizándose en estos sentimientos, se da cuenta que esta parte de ella necesita amor y respeto. Le pregunto cómo se sentiría ella si siendo la parte crítica se imaginara recibiendo amor y respeto. Ella esperó algunos momentos y contestó seguridad, paz y sensación de bienestar. Entonces ella se dio cuenta que la crítica tenia un buen motivo en querer ayudarla a ella a ser mejor. Varias sesiones después ella comentó que el focusing sobre su crítica había tenido un efecto duradero, indicando que ésta se había transformado y estaba más integrada con el resto de su personalidad.


Focusing sobre la relación entre la crítica y la víctima.

Cuando los clientes están identificados con estar siendo víctimas de sus críticas internas, he encontrado que resulta útil ayudarles a focalizarse sobre la relación entre la crítica y la víctima. Esto puede ayudar a traer una transformación sanadora.

El primer paso es prestar atención a cómo se siente cada parte. El segundo paso es notar y sentir ambas partes juntas, al mismo tiempo. Cornell & McGavin (1996) han llamado a este movimiento “Permanecer con eso”. El término ayuda a recordar al cliente que ellos necesitan permanecer con la tensión, incomodidad, y con la ambigüedad de sentir ambas partes al mismo tiempo. El tercer paso es esperar pacientemente a que surja algo nuevo.

La señora Q., quien ha hecho muchos progresos trabajando sobre su crítica dice que aun tiene periodos de muchas horas en que se siente victimizada por su crítica interna, especialmente cuando está enferma. Después que me contó su ultimo episodio con su crítica, le sugerí que encontrara una sensación sentida de cada parte, su parte victimizada y su parte crítica. Ella dijo que las dos partes se sentían como si tuvieran energías diferentes. La parte victimizada se sentía débil y asustada. La parte c crítica se sentía frenética, agitada, errática y energética, a menudo dándole mensajes contradictorios.

Entonces le sugerí sentir tanto la parte crítica como la parte victimizada de la misma a cierta distancia y prestar atención a la relación entre ellas. Ella comentó que cuando la crítica se hacía activa la parte victimizada podría colapsar y abatirse por el miedo. Luego le pregunté: “Y si pudieras sentir las dos partes al mismo tiempo, como se sentiría”. Ella esperó algunos momentos y luego, con un tono sorpresivo de voz dijo que se sentía como una poderosa fuerza surgiendo desde su interior.

Después de esta sesión la cliente reportó que su crítica ya no tenía poder sobre ella y que notaba un incremento de energía en muchas áreas de su vida.


Focusing sobre una sensación sentida mientras la crítica surge.

En la medida que el cliente se siente menos oprimido por la crítica, el terapeuta puede no necesitar usar las intervenciones que previamente se han descrito en este capítulo. En este caso, yo doy mayormente respuestas de escucha empática, reflejo cuidadosamente las palabras de la sensación sentida de forma exacta. El siguiente extracto de una sesión de un cliente muestra un ejemplo de eso.

C: Estoy sintiendo una pequeña niña herida dentro de mi. (Pausa) Parece que está escondida en una cueva.
T: Estás sintiendo que allí en tu interior hay una pequeña niña herida y parece que está escondida en una cueva.
C: Sí, quisiera asegurarme de amarla y protegerla. (Pausa) Ahora puede salir a la luz y reír y jugar. (Pausa larga) Sí, eso se siente mejor.
T: Así que ahora ella salió a la luz y ríe y juega.
C: (Pausa larga), Y ahora está este poder amorfo cubierto con baba. ¡Ugh! (Pausa) es muy poderoso, y a veces me da miedo. Es una clase de monstruo que puede criticarme.
T: Ah, allí está este poder amorfo cubierto con baba que a veces te asusta y que puede criticarte.
C: Sí, pero ahora veo que él también necesita salir hacia la luz, allí con la pequeña niña.- (pausa larga) necesita ser tratado con compasión, así se puede volver un poder bueno. (Pausa larga) Sí, eso se siente realmente bien… ¡Lleno de energía y luz!

Haber una intervención con la crítica interna de la cliente, en esta sesión, podría haberla distraído de su proceso. Diversos aspectos de la cliente, incluido su crítica interna, son transformados e integrados de forma natural. Ella sintió mi presencia y mis respuestas de escucha empática suficientes y de ayuda.

Este ejemplo ilustra la naturaleza creativa, no lógica y no lineal del proceso de focusing. Un terapeuta dijo que el focusing, a menudo, incluye sorpresas, material que no puede ser anticipado. En este sentido, el focusing es una aventura. Una aventura tiene una meta general, pero incluye moverse dentro de lo desconocido. En esto yace tanto la incertidumbre del terapeuta, quien guía el proceso pero no controla sus resultados, como la excitación de éste, quien a menudo resulta sorprendido y maravillado con los resultados.


Conclusión.

En este capítulo se han presentado tres acercamientos para ayudar a los clientes a identificar, transformar e integrar la crítica interna: a) Distinguir el Focusing de la crítica interna, b) Encontrando una posición más fuerte que la crítica y c) Focalizarse en una sensación sentida asociada a la crítica. Estos tres acercamientos pueden ser combinados con la adopción de las Actitudes de Focusing y con Mantener cierta distancia. Los terapeutas pueden usar estos tres acercamientos hasta que los clientes recuperen su habilidad de permanecer en el proceso. Las respuestas de escucha empática son, entonces, típicamente suficientes para permitir que una experienciar espiritual ocurra.

-
(*) Luis Robles Campos.
Psicólogo - Universidad de Tarapacá. Arica – Chile.
Focusing Trainer - Acreditado por Focusing Institute, New York.
luisrobles1977@gmail.com

No hay comentarios: