Artículos Sobre Filosofía de lo Implícito, Psicoterapia Experiencial, Focusing, Pre-Terapia, y Bio-Espiritualidad. - - - (Si quieres obtener los textos del blog en formato Word o PDF, dirígete al sitio wwws.scribd.com y buscalos por nombre de autor, título o con mi nick luisrobles1977 )

jueves, 16 de noviembre de 2006

El Manual De La Técnica de Escuchar

EL MANUAL DE LA TECNICA DEL ESCUCHAR

Por Eugene Gendlin (1981)


Nota: En este texto las palabras Cliente y Focalizador se usan con la misma significación.

Aquí se consideran cuatro modos de ayudar, usados en distintos tiempos para diferentes fines. Asegura el hacerte competente en el primero antes de probar los otros. Una vez que los aprendas y se hagan parte de tu forma de tratar a las personas, te hallarás usando cada uno de ellos en situaciones apropiadas a cada uno.


EL PRIMER MODO DE AYUDAR: AYUDAR A OTRA PERSONA A ENFOCAR MIENTRAS HABLA

A) EL ESCUCHAR ABSOLUTO
[1]

Si reservas un período de tiempo cuando solamente escuchas, e indicas sólo si sigues o no, descubrirás un hecho sorprendente. Las personas pueden decirte mucho más y también hallar más dentro de si mismos, de lo que jamás puede suceder en intercambios ordinarios.

Si sólo usas expresiones como “Sí”, o “Ya veo”, o “Oh si, ciertamente puedo ver cómo te sientes”, o “Te perdí, ¿puedes decir eso otra vez, por favor?” verás iniciarse un profundo proceso. En intercambios sociales ordinarios, casi siempre nos abstenemos unos a otros de meternos muy adentro. Nuestro consejo, reacciones, estímulos, repetidas afirmaciones, y bien intencionados comentarios en realidad impiden que las personas se sientan comprendidas. Prueba el seguir cuidadosamente a alguien sin poner en ello nada tuyo propio. Quedarás pasmado.

Proporciona a tu interlocutor una pista verdadera de cuándo le sigues y cuándo no. Serás inmediatamente un buen escuchador. Pero tienes que ser sincero e indicar cuándo dejas de seguir. (“¿Puedes decir eso de otra forma?, no lo entendí”).

Con todo, ayuda más si tú, el que escucha, repites los puntos de la otra persona, paso a paso, según los entiendes. A esto, yo le llamo el “escuchar absoluto”.

Nunca introduzcas temas que la otra persona no expresó. Nunca empujes tus propias interpretaciones. Nunca mezcles en ello tus propias ideas.

Solamente existen dos razones para hablar mientras se escucha: a) para mostrar que atiendes perfectamente, al repetir, lo que la otra persona ha dicho o significado o, b) para pedir repetición o clarificación.


Para demostrar que comprendes con exactitud: forma una o dos oraciones gramaticales que lleguen al significado personal que esta persona quería transmitir. Esto, generalmente, lo harás con tus propias palabras pero usa las palabras propias de esa persona para las cosas más delicadas.

Las personas necesitan oírte hablar. Necesitan oír que entendiste cada paso. Forma una o dos oraciones gramaticales para cada punto principal que dicen, para cada cosa que tratan de transmitir. (Generalmente, esto será para cada cinco o diez frases suyas). No “permitas que hablen” sin más, sino relacionándolo con cada cosa que sientan.

Algunas veces, lo que la gente dice es complicado. No puedes entender lo que dicen, ni lo que significa para ellos todo a la vez. Primero, forma una o dos oraciones gramaticales sobre el núcleo de lo que dijeron. Cotéjalo con ellos. Si quieren, déjalos corregirlo y añadirle. Recibe y repite lo que han cambiado o añadido hasta que digan que lo entiendes justo como ellos lo entienden. Entonces, forma otra oración para decir lo que significa para ellos o cómo lo sientes.

Ejemplo: supongamos que una mujer te ha estado contando una intrincada serie de sucesos, lo que algunas personas le hicieron a ella, y cómo y cuándo “la degradaron”.

Primero dirías una o más frases para expresar en palabras el núcleo de lo que ella dijo según ella lo ve. Entonces ella corrige algo de cómo tú lo dijiste para ponerlo más exactamente. Tú, entonces, repites sus correcciones: “Oh, así que no fue que hicieron todo eso, sino que todos ellos se pusieron de acuerdo para ello”. Después, puede ser que ella añada algunas cosas más, que tú recibes de nuevo y repites más o menos como las dijo ella. Luego, cuando lo tengas perfectamente bien, formas otra oración gramatical para expresar el significado o sensación personal que tiene todo el asunto: “y lo que realmente está mal acerca de todo ello es que te ha hecho sentirte desgraciada”.


Si no entiendes lo que la persona está diciendo, o te sientes confuso o te pierdes
Hay una manera de pedir repetición o aclaración. No digas: “No entendí nada”. Mejor toma cualesquiera partes que entendiste, aun cuando haya sido muy vago, o sólo el principio, Y úsalo para pedir más:

“Comprendo que esto es importante para ti, pero aún no lo capto...”

No digas muchas cosas que no estás seguro que la persona quiso decir. La persona tendrá que malgastar mucho tiempo explicándote por qué lo que tú dijiste no viene bien. En lugar de eso, di justamente lo que estás seguro que oíste y pídeles que repita lo demás. Repite paso a paso lo que la persona te dice. No dejes que te diga más de lo que puedes retener y repetir: Interrumpe, repite, y, deja que la persona siga.

¿Cómo sabes cuándo lo estás haciendo bien?
Lo sabes cuando las personas se adentran más en sus problemas. Por ejemplo, la persona puede decir: “No, no es así, es más como... ah...” y entonces adentrarse más para ver cómo se siente realmente. Lo has hecho bien. Tus palabras pueden haber estado equivocadas o pueden ahora sonar mal a la persona, aun cuando fueren muy cercanas a lo que la persona diga, entonces toma eso y repítelo. Es un paso más adelante.

O la persona puede sentarse silenciosa, satisfecha de que tú entiendes todo hasta ahora.

O la persona puede mostrar una liberación, un relajarse, un “Sí, eso es lo que es”, de todo el cuerpo, una respiración profunda, un suspiro. Tales momentos ocurren de vez en cuando, y después de ellos vienen nuevos pasos.

También podrás decir que va bien por señales más sutiles de relajación, que vienen de haber sido bien escuchado; la sensación que todos experimentamos cuando hemos estado tratando de decir algo y, al fin, lo hemos comunicado: la sensación de que ya no tenemos que decir eso. Mientras que una persona está presentando una idea, o parte de una, hay una tensión, un contener la respiración, que puede permanecer durante varios intercambios. Cuando el núcleo ha sido finalmente dicho y ha sido exactamente comprendido y respondido, entonces se produce una relajación, como un exhalar el aliento. La persona ya no tiene que retener la cosa en el cuerpo. Entonces puede venir algo más. (Es importante aceptar el silencio que puede venir aquí para lo que parece mucho tiempo, incluso un minuto ó así). La persona que está practicando el enfoque tiene ahora la paz interna del cuerpo para permitir que surja otra cosa. No destruyas la paz hablando sin necesidad.


¿Cómo sabes cuándo lo hiciste mal, y qué hacer acerca de ello?

Si casi se dice la misma cosa otra vez, esto significa que la persona siente que todavía no lo has entendido. Mira cómo se diferencian las palabras del focalizador de lo que tú dijiste. Si nada se siente distinto, entonces dilo de nuevo y añade: “¿Pero eso no es todo, o eso no está bien, de alguna manera?”.

A medida que respondes, la cara del ejercitante puede ponerse tirante, tensa, confundida. Esto muestra que el ejercitante está tratando de entender lo que tú estás diciendo. Así, pues, debes de estar haciéndolo mal, añadiendo algo o no comprendiendo bien. Detente y pide de nuevo a la persona que lo diga como es.

Si el focalizador cambia de tema (especialmente por algo menos significativo o menos personal), esto quiere decir que él o ella se ha dado por vencido en poder comunicarte debidamente la cosa más personal. Puedes interrumpir y decir algo así: “Estoy aún en lo que justamente tratabas de decir acerca de... Ya sé que no lo entendí bien, pero quiero entenderlo”. Luego, di solamente la parte de que estás seguro y pide a la persona que siga adelante a partir de ahí.

Más pronto o más tarde, lo entenderás bien. No importa cuándo. Puede ser a la tercera o cuarta vez. Las personas pueden adentrarse mejor en sus sensaciones cuando otra persona está recibiendo o tratando de recibir cada parte exactamente como la tienen, sin añadiduras ni elaboraciones. Hay un punto central fácil de reconocer después de un rato. Como un tren sobre la vía. Es fácil saber cuándo has descarrilado. Todo se para. Si eso sucede, retrocede hasta el último punto que estaba por dentro de una vía sólida, y pide a la persona que continúe desde ahí.

Si se te hace difícil el aceptar a alguien con cualidades desagradables, piensa en esa persona como luchando contra estas cualidades en su interior. Generalmente, es fácil aceptar a una persona que, en su interior, está luchando contra estos mismos defectos. A medida que escuchas, entonces descubrirás a esa persona.

Cuando empieces a practicar el escuchar, ten mucho cuidado de repetir casi palabra por palabra lo que dicen las personas. Esto te ayuda a ver qué difícil es entender lo que una persona está procurando decir, sin añadir, arreglar ni meterte a ti mismo en ello.

Cuando seas capaz de hacer eso, entonces repite sólo el meollo, el punto propuesto, y las palabras de los sentimientos.

Para hacerlo más fácil, detente un segundo y siente tu propio enredo de sentimientos, tensiones y expectativas. Después despeja este espacio. Desde este espacio abierto, puedes escuchar. Te sentirás alerta y probablemente, ligeramente excitado. ¿Qué dirá la otra persona en este espacio de espera, que no existe sino para que se hable en él? Un espacio tal es muy raramente ofrecido a nadie por otra persona. Las personas casi nunca se mueven lo suficiente dentro de sí mismas para realmente oír a otras.


B) AYUDANDO A QUE SE FORME UNA SENSACION-SENTIDA.


Es posible que una persona enfoque un poco entre una comunicación y la siguiente. Habiendo explicado un punto, y siendo comprendida, la persona puede enfocar antes de decir la siguiente cosa.

La mayor parte de las personas no hacen eso. Corren de un punto a otro solamente hablando.

¿Cómo puedes ayudar tú a que las personas se detengan y consigan la sensación-sentida de lo que acaban de decir?

Este es el segundo movimiento de la técnica del enfoque. El encontrar la sensación-sentida es como decirse a sí mismo: “eso, ahí mismo, eso es lo que está confuso”, y después sentirlo allí.

El focalizador tiene que guardar silencio, no sólo hacia fuera, sino también en su interior, para que pueda formarse una sensación-sentida. Lleva como un minuto.

Algunas personas hablan todo el tiempo, bien sea en alta voz, bien se hablan a sí mismos por dentro. Entonces no puede formarse nada directamente sentido, y todo permanece en una dolorosa masa de confusión y apretura.

Cuando se forma una sensación-sentida, el focalizador siente alivio. Es como si toda la sensación mala se concentrara en un sitio, justo ahí, y el resto del cuerpo se siente más libre.

Una vez que se forma una sensación-sentida, las personas pueden relacionarse con ella. Pueden preguntarse qué hay en ella, pueden palpar a su alrededor y dentro de ella.


Cuándo ayudar a que las personas permitan que se forme una sensación-sentida.

Cuando las personas han dicho todo lo que pueden decir claramente, y de allí en adelante todo está confuso o como un follón no resuelto y con presión, y no saben cómo seguir.

Cuando hay un cierto espacio en el que tú sientes que podrías haber ido más lejos. Cuando las personas dan vueltas a un tema y nunca descienden a las sensaciones del mismo. Puede ser que empiecen a decir cosas que son evidentemente personales y significativas, pero después siguen con otra cosa. No te dicen nada significativo pero parecen querer hacerlo. En ésta muy común situación, puedes interrumpir al focalizador y suavemente señalar el camino que lleva a más profundos niveles de la sensación.

FOCALIZADOR: “No he hecho nada sino cuidar a Karen desde que volvió del hospital. No he estado conmigo en absoluto. Y ahora cuando tengo tiempo, sólo quiero salir corriendo y hacer otra cosa”.

PERSONA QUE ESCUCHA: “No has podido estar contigo mismo por un tiempo tan largo y aun ahora cuando puedes, no lo haces”.

FOCALIZADOR: “Ella necesita esto y aquello y no importa lo que haga por ella, no basta. Toda su familia es así. Me pone furioso. Su padre era así también cuando estaba enfermo, lo que duró años. Siempre son negativos y se quejan constantemente y unos contra otros”.

ESCUCHA: “Te enoja la manera de ser de ella, de ellos”.

FOCALIZADOR: “Sí estoy enfadado. Tienes razón. Es un clima malo. Viviendo en un clima malo. Siempre gris. Siempre contra algo. El otro día, cuando yo...”.

ESCUCHA: (interrumpe) “Espera. Quédate un minuto con tu sensación de enfado. Simplemente siéntelo por un minuto. Mira a ver qué más hay en ella. No pienses nada”.

Cómo ayudar a que se forme una sensación-sentida
Hay un algo gradual en cuanto a la ayuda que necesitan las personas para establecer contacto con una sensación-sentida. Haz siempre lo mínimo al principio, y sólo si no resulta, haz más.

Algunas personas no necesitan más ayuda que tu buena voluntad para estar callado. Si no hablas todo el tiempo y si no los detienes o haces descarrilar, sentirán dentro lo que necesitan sentir dentro. No interrumpas un silencio a lo menos por un minuto. Una vez que hayas respondido y cotejado lo que dijiste, y eso esté exactamente bien, cállate.

Puede ser que la persona necesite de ti una frase o así para hacer la pausa en la que podría formarse una sensación-sentida. Una frase semejante podría simplemente repetir despacio la última palabra o frase importante que has dicho ya. Pudiera simplemente apuntar de nuevo a ese sitio. Así, en el ejemplo anterior, pudiera ser que tú dijeras despacio y con énfasis: “Realmente enfadada”. Después estarías callada. Debiera formarse la completa sensación de la persona de todo lo que va con “estar enfadada”.

Sea lo que sea lo que las personas digan después que has tratado de ayudarles a encontrar una sensación-sentida, vuelve a decir el meollo de ello. No te preocupes si no puedes crear inmediatamente el período silencioso más profundo, que sientes se necesita. Puedes probar otra vez enseguida. Acompaña aquello que surja aún cuando el focalizador se haya desviado del camino momentáneamente.

Si después de muchas pruebas la persona aún no tiene sensación en cosa alguna, entonces puedes decirles que lo hagan más directamente. Di explícitamente: “Siéntate con ello un minuto y procura profundizar más en la sensación”. También puedes dar todas o algunas de las instrucciones de la técnica del enfoque.

Puedes formar una pregunta para las personas. Diles que se hagan esta pregunta en su interior preguntando, no a la cabeza, sino a sus entrañas. “Permanece callado y no contestes a la pregunta con palabras. Simplemente espera con la pregunta hasta que provenga algo de la sensación”.

Tales preguntas ordinariamente son mejores si son preguntas abiertas. “¿Qué es esto realmente?”. “¿Qué es lo que está manteniendo esto así?”.

Otro tipo de pregunta corresponde al “asunto total”. “¿Hacia dónde me inclino realmente en todo este asunto?”. Úsala cuando todo esté confuso o cuando el ejercitante no sepa cómo empezar.

Si el ejercitante ha dejado que se forme una sensación-sentida pero sigue bloqueado, tal vez ayude el preguntar: “¿Cómo sería diferente si todo estuviera bien? ¿Cómo debiera ser todo esto?”. Di a la persona que sienta ese estado ideal por un rato y después pregunta: “¿Qué es lo que se interpone en el camino de ésa?” El ejercitante no debiera tratar de responder a la pregunta sino que debiera conseguir la sensación de lo que se entromete en el camino.

Todas estas formas requieren que el ejercitante deje de hablar, tanto en alto como en su interior.


Uno permite que lo que está ahí surja, aparezca en vez de hacerlo por medio de uno mismo

Pregunta sencillamente: “¿Hacia dónde se inclina toda mi vida?”. Si no responde con palabras, esto te dará con rapidez la sensación-sentida de los problemas.

Otro modo de acceso: escoge las dos o tres cosas más importantes que haya dicho el focalizador si crees que encajan en una idea. Después di a la persona: “Cuando yo diga lo que voy a decir, no me digas nada ni tampoco a ti mismo. Simplemente ten la sensación de lo que venga”. Entonces di las dos o tres cosas en una o dos palabras cada una.

Estas maneras pueden también ayudar cuando una persona no quiere decir algo privado o doloroso. El ejercitante puede trabajar en ello sin decirte, de hecho, lo que es. Puede escuchar y ayudar sin saber de lo que se trata, más allá del hecho de que eso duele o intriga de algún modo.


¿Cómo puedes saber cuándo no está dando resultados?

Cuando las personas te miran derecho a los ojos, entonces no están usando la técnica del enfoque dentro de sí mismos. Di: “No puedes adentrarte en ello mientras me estés mirando. Déjame sentarme aquí sencillamente mientras te metes dentro de ti”.

Si después de pedir a las personas que estén calladas, éstas hablan inmediatamente, aún no ha empezado con la técnica del enfoque. Primero vuelve a decir el núcleo de lo que se ha dicho, y después pide al ejercitante que se ponga en contacto con la sensación sentida de ello. Si has trabajado de firme con ello y nada útil ha sucedido, deja pasar unos quince minutos y haz la prueba otra vez.

Si después de un silencio la persona resulta que sale con explicaciones y especulaciones, pregunta cómo se siente ese problema. No critiques a la persona si está analizando. Sigue la pista de lo que la persona dice y continúa apuntando a una sensación-sentida del mismo.

Si las personas dicen que no pueden dejar venir la sensación porque están demasiado inquietas o tensas, se sienten vacías o desanimadas, o se están esforzando demasiado, diles que enfoquen eso. Se pueden preguntar a sí mismas (y no responder con palabras): “¿Qué es esta sensación como de estar sacudida?” “¿… o esta sensación de tensión?” “¿... o esta otra sensación de vacío?” “¿... o esto de esforzarme demasiado?”.


Cómo saber cuándo una persona tiene una sensación-sentida

Uno tiene una sensación-sentida cuando puede sentir más lo que comprende, cuando lo que hay ahí es más que palabras y pensamientos, cuando algo está bastante definitivamente experimentado pero todavía no está claro, no se ha abierto, o no se ha liberado.

Sabrás que tu ejercitante tiene una sensación-sentida y se refiere a ella cuando una persona anda a tientas tras palabras y evidentemente tiene algo que aún no está definitivamente expresado en palabras.

Cualquier cosa que viene en esta forma debería ser bien recibida. Es el siguiente paso del organismo. Tómala y repítela exactamente como la cuenta la persona.

Uno se siente bien cuando tiene algo que procede, directamente del propio significado corporal. Ello cambia las sensaciones, libera ligeramente al cuerpo. Aun cuando a uno no le agrade lo que ha venido, le hace sentirse a gusto. Anima mucho el que sucedan cosas más allá del simple hablar. Le da a uno una sensación de proceso liberando sitios bloqueados.

Este es el concepto clave en este proceso de escuchar, de responder, y de referirse a las sensaciones de las personas exactamente como ellas las sienten. Está basado en el hecho de que sensaciones y problemas no son sólo conceptos o ideas: son corporales. Por lo tanto, la decisión de ayudar no es nunca simplemente especular, explicar. Tiene que haber un proceso físico de pasos hacia donde se siente el problema en el cuerpo. Un proceso tal tiene lugar cuando un buen escucha responde al borde personal sentido de cualquier cosa dicha, justo como lo siente la persona, sin añadir nada. Un movimiento y cambio sentidos tiene lugar cuando a una persona se le da la paz para permitir que ocurra la sensación corporal de un problema, que sea sentida y que se mueva hacia su propio paso siguiente.

Un ejercitante del proceso del enfoque corporal puede hacerla esto a solas pero la presencia y respuesta de otra persona tiene un poderoso efecto de ayuda.


EL SEGUNDO MODO DE AYUDAR: USANDO TUS PROPIAS SENSACIONES, SENTIMIENTOS Y REACCIONES ACERCA DE LA OTRA PERSONA

¡Hay maneras de hacer más que escuchar pero no son “más” si las haces sin escuchar!

En esta sección, te enseñaré cómo 'probar muchas cosas, pero de una manera que siempre tiene como base el escuchar.

Prueba alguna, una por una, y después vuelve a escuchar un rato.


Cómo expresar Tu Reacción

Sea lo que fuere lo que digas o hagas, observa la cara de la persona y capta cómo le afecta lo que tú digas. Si no lo puedes ver, pregunta. Aun cuando lo que digas sea estúpido y ofensivo, dará resultado si después preguntas acerca de la reacción de la persona y repites lo que es. Enseguida que digas tu propia reacción, torna a escuchar.

Haz de tus frases preguntas, no conclusiones. Y dirige tus preguntas a las sensaciones de las personas, no sólo a sus ideas. Invita a las personas a adentrarse en sí y ver si sienten algo como lo que dices... o algo distinto. Jamás sabes lo que ellas sienten. Sólo te preguntas y ayudas a que ellas se lo pregunten. Podrías decir: “No quiero decir que yo sé. Traten de sentirlo y vean. ¿Es así? O ¿cómo es, simplemente?”.

Nota que la persona tiene que sentir lo que hay allí para contestar a tu pregunta, si la formulas de este modo.

Deja fácilmente tu idea en cuanto veas que lleva a discusiones o especulaciones, o simplemente no se adentra más en nada directamente sentido. Si piensas que es bueno, puedes decirla dos veces pero después abandónala. Puedes traerla a colación más tarde. (Puede ser que tengas razón pero que alguna otra cosa tenga que venir primero).

Toma precauciones para que haya ratos considerables en los que realizas una escucha total. Si interrumpes constantemente con tus ideas y reacciones, el proceso básico del enfoque no podrá comenzar. Debería haber diez o quince minutos seguidos en los que únicamente escuchas. Si la persona se está adentrando en su problema, habla menos; si la persona está bloqueada, habla más.

Deja que el proceso de la persona vaya adelante, si parece querer moverse de cierto modo. No insistas en que se mueva dentro de lo que tú sientes debería ser lo siguiente.

Si la persona trata de enseñarte a ser de cierta manera, sé así durante un rato. Por ejemplo, alguien puede expresar la necesidad de que estés más callado o más hablador. Hazlo. Más tarde siempre puedes retornar a tu modo preferido. A menudo las personas nos enseñan cómo ayudarles.

Si hallas que has desviado las cosas desde un camino bueno hacia una mayor confusión, retorna el proceso atrás al último punto donde el ejercitante estaba en contacto con sus sensaciones. Di: “Me estabas diciendo... sigue desde ahí”.

Observa la cara y el cuerpo de la persona, y si ves algo que sucede, pregunta acerca de ello. Reacciones no verbales con frecuencia son buenas señales para pedir a las personas que las pongas en una sensación-sentida.

Por ejemplo, el focalizador podría decir, “Eso es lo que pasó, pero me siento bien respecto de ello”, Tú respondes: “Sientes bien respecto de ello en cierto modo. Pero por la forma en que tu pie está llevando el ritmo nervioso y por tu aspecto, también veo que algo podría no estar bien. ¿Es cierto?”.

No necesitas detenerte en si tienes o no razón cuando te das cuenta de algo. Si sientes algo, entonces haz algo, pero pudiera ser que no tengas razón acerca de lo que es. Así, pues, pregunta.

Con frecuencia verás la cara del focalizador con respecto a lo que estás diciendo o haciendo. Pregunta también sobre eso.

Si a la persona no le gusta lo que estás haciendo, no te preocupes, siéntete cómodo. Lo puedes cambiar o, a lo mejor, no necesitas cambiarlo. Da lugar a la persona para poder tener reacciones negativas de ti, y escucha y repite lo que son.

No te quedes siempre con las palabras que la persona está diciendo. ¿Suena enojada la voz? ¿En qué forma se dijeron las palabras? Pregunta: “Pareces estar enfadado. ¿lo estás?” y si la contestación es sí, pregunta de qué se trata. Si el focalizador no avanza más, pregunta: “¿Puedes sentir lo que ese enfado es?”.

Puedes usar tus propias reacciones sentidas de lo que está pasando para ayudarte a sentir más claramente lo que está pasando con la otra persona o contigo y ella. Si te sientes aburrido, molesto, impaciente, enfadado, avergonzado, excitado o de algún modo sobresale más, ello indica algo. Enfoca lo que está en ti. Si todo está aburrido, podrás dar con qué es aquello que impide que la persona no ahonde en nada significativo. Entonces puedes preguntar: “¿Te estás metiendo en lo que realmente quieres meterte?”. Si estás enfadado, ¿qué está haciendo la persona para enfadarte? Cuando lo encuentres, puedes decirlo. Por ejemplo: “¿Estás, tal vez, excluyéndome porque has perdido la esperanza de que te ayudara? ¿Es así?”.

Mientras estás trabajando con alguien, permítete tener cualesquiera sensaciones que tengas. Déjalas ser tan desagradables y tan honestas como cabe. De ese modo, puedes ser libre en tu interior para atender a lo que está sucediendo en ti. A menudo, eso indica lo que está pasando a la otra persona o entre los dos.

Si tienes una idea respecto de lo que alguien está sintiendo mediante la reunión de muchas razones teóricas o una larga lista de indirectas, no pases el tiempo explicando todo esto a la otra persona. Pregunta sencillamente si la persona puede encontrar la sensación que tú dedujiste.

Puedes expresar cualquier presentimiento o idea como pregunta. Algunas veces puedes añadir otra posibilidad para asegurar que el ejercitante sabe que no es una conclusión sino una invitación a mirar en su interior la sensación misma. “¿Es como si tuviera miedo... o tal vez, vergüenza? ¿Cómo se siente?”. Después escucha.

En lo restante de esta segunda sección sobre la ayuda, presento muchas reacciones que puedes decir para ayudar a alguien. No necesitas leerlas y entenderlas todas ahora mismo. Las puedes buscar cuando te hayas hecho competente en escuchar y quieras más ideas para hacer pruebas. Por ahora, probablemente deberías seguir adelante hacia el modo de ayudar.


Algunas preguntas para crear movimiento

Con frecuencia vale la pena (aunque no siempre es posible) preguntar si la vida sexual del focalizador es buena. Si no lo es, podría ayudar el ver si las necesidades sexuales son sentidas como para asustar o como malas. También podría ayudar el hablar sobre lo que se interpone en el camino de una buena vida sexual, lo mismo que cómo cambiar situaciones o meterse en nuevas. (Algunas personas podrán considerar tales preguntas entrometidas o tontas. No preguntes a no ser que estés seguro de que tu o ejercitante recibirá bien el que preguntes).

A menudo, condiciones “locas” están relacionadas con la situación de la vida de uno. Si tu trato con la persona es tal que una pregunta sobre materias privadas no parece chocante o entrometida, o si la persona habla mucho de cosas extrañas o de alucinación, prueba el preguntar si la persona tiene amistades, trabajo, lugares que frecuentar, sexualidad. La persona puede enfocar éstas, contando o no todos los detalles.

Las sensaciones están dentro y las “relaciones” están fuera. Pero lo de dentro y fuera está siempre relacionado, y un buen escucha puede ayudar a un ejercitante preocupado a encontrar pasos para cambiar también lo de fuera.

Refiriéndose a cualquier cosa mala sobre lo que están luchando o titubeando en su interior, puedes preguntar a las personas: “¿Cómo es esta cosa mala, en alguna manera, buena, o útil o sensible?”. Esta es la pregunta compleja, profunda y podrías precederla con algo así: “Ninguna cosa mala en una persona es toda mala. Si está ahí, tiene o puede tener algún aspecto recto o útil sobre el que tenemos que escuchar. Si hallamos para qué es buena la cosa, entonces puede dejarse. Así, pues, préstale un oído amigo y ve lo que dice, por qué es buena”. La cuestión es ayudar al ejercitante a dejar de luchar contra las formas indeseables el tiempo suficiente para permitir que se abran, de modo que pueda salir el aspecto positivo en ellas.

A menudo, un estado interno agitado nos protege de otros problemas dolorosos. Si podemos ver de lo que nos protege una cosa dolorosa, algunas veces podemos protegernos a nosotros mismos mucho mejor que lo puede la cosa.

Algunas veces, el problema de una persona está en luchar contra el modo en que se siente su cuerpo.

Si, sencillamente. dejas estar a tu cuerpo como quiera sentirse, entonces podrá salir de ahí un subsiguiente paso positivo, uno que no podría inventarse o forzarse.

Algunas veces, ayuda el preguntar a una persona suicida: “¿Estás pensando en cometer suicidio contra alguien? ¿Contra quién?”. (Con esto quiero decir el intentar herir a alguien, cometiendo suicidio). Puede ser que el focalizador lo sepa enseguida, y el enfoque puede entonces cambiarse a donde necesita: esas relaciones. También puede ayudar el decir que la otra persona, en esas relaciones, probablemente no entenderá el intento de suicidio del focalizador mejor que nunca entendió cualquier otra cosa.

Algunas veces, si una persona está enfadada, vale la pena preguntar: “¿Estás herida por alguna cosa?”.

Algunas veces puedes preguntar: “¿Sientes que nunca puedes conseguir lo que necesitas?”. (Si es así, deja al ejercitante explorar lo que es eso). Las, al parecer, más frenéticas reacciones destructoras de algunas personas son en realidad una lucha de afirmación de vida en contra de alguna parte en ellas que prohíbe lo que necesitan para realizarse. Entonces la cuestión es cambiar el enfoque a esta suposición o prohibición, que en alguna manera tiene que ser falsa. ¿Qué es lo que dice, y por qué?

Si una sensación permanece allí, puedes pedir a la persona que “intercambie roles”[2] con la sensación. La persona se pone en pie, afloja el cuerpo, y se prepara como para representar un papel en el escenario. El papel es el de ser la sensación. “Espera... siéntelo en tu cuerpo, ¿qué te haría esta sensación a ti, cómo actuaría, qué diría, cómo se levantaría, o movería? Espera y ve qué viene de tu cuerpo”.

Algunas veces, expresiones corporales de llorar o gritar ciertas palabras surgen espontáneamente. Cuando eso acaba de suceder, es importante encontrar y enfocar la sensación-sentida de donde salen estas “descargas” expresivas.


Algunas sugerencias para orientar a las personas en una dirección de avance

Ayuda el asegurar a las personas que está bien el que tengan sensaciones -por lo menos, el tiempo suficiente para sentir lo que son. Lo mismo es cierto de necesidades, deseos, maneras de ver las cosas. Como hemos visto, hay varias razones por las que las personas se mantienen fuera y alejadas de sus sensaciones. Entre las razones: el temor de que una sensación mala llevará a acciones destructoras.

Si alguien tiene miedo a las sensaciones y sentimientos, tú puedes decirle: “Sensaciones y acciones no son la misma cosa. Tú puedes permitirte sentir lo que sientes. Después, todavía puedes decidir lo que prefieres hacer”.

“Está bien el necesitar. El procurar no tener una necesidad que, en efecto, tienes, da mucho quehacer. Aun cuando no lo consigas, no luches por conseguirla”.

“La técnica del enfoque corporal no es un simple revolverse en lo que sientes. No te hundas en ello, mantente cerca. Permítete sentir lo que haya allí y espera que se abra”.

“Estados misteriosos son distintos de sensaciones. Ayuda el salirse de ellos hacia la vida y las situaciones ordinarias. Estados misteriosos tal vez no mejoren adentrándose más en ellos. ¿Qué es lo que en tu vida está haciendo las cosas mal? ¿Qué sucede si te inclinas hacia delante para vivir, en lugar de echarte para atrás?”.

Si, de repente, la persona se siente misteriosa o irreal, tómalo con calma. Ten un descanso. Dile que eche una ojeada a la habitación y atrae lo ordinario a su atención. Después sigue.

Pero tú no deberías decidir si el ejercitante debiera entrar o salir de algo. El ejercitante debería decidir. Para indagar algunos pensamientos misteriosos; podrá o no necesitarse tu compañía.

“Para cambiar o hacer algo que ha sido demasiado difícil, primero tenemos que hallar un pequeño paso, que realmente puedes dar. ¿Qué sería esto?”. Si el ejercitante no tiene ninguno, sugiere pequeños primeros pasos pero no te decidas por ninguna cosa a no ser que sea recibido con alegría el que ese primer paso es posible. “¿Puedes hacer una lista de lugares a donde ir para conocer personas nuevas? Como un primer paso, haz una lista”.

Algunas personas están tan preocupadas con lo que alguien piensa, que necesitan ayuda para llegar a lo que ellas mismas piensan y sienten.

“Pon a un lado por un momento lo que ellas piensan y lo que ellas dijeron, y veamos lo que tú sientes acerca de ellos, como lo ves tú”.


Trato con personas con muchas dificultades

Puedes hablar de ti mismo, de tu día -cualquiera cosa que tengas que decir. No siempre necesitas meterte en los problemas de otra persona. Desde luego, si el focalizador está hablando de ello o parece querer hablar, entonces no deberías negarte a escuchar. La persona debiera saber que tú escucharás. Pero habrá ocasiones cuando será un alivio para una persona preocupada saber que sencillamente puedes hablar de otras cosas.

Momentos pacíficos, silenciosos también son útiles. Es bueno tumbarse en la hierba, dar un paseo, sin tensión alguna por esperar que se diga algo.

Incluso puedes conseguir que personas muy preocupadas hablen de (o hagan) alguna cosa en la que son competentes: por ejemplo, coser o música. Esto les ayuda a sentirse bien por un rato, y te deja a ti responder a una persona competente, responder positivamente y por un buen motivo.

Con frecuencia, es después de tales momentos, después de haber sido capaz de estar contigo solo, es entonces cuando una persona puede sentir ganas de llevarte a algunas áreas que son inquietantes.

Si la persona habla mucho de una materia extraña que no puedes entender, y después dice una o dos cosas que tienen sentido, mantente en éstas y repítelas muchas veces[3]. Son tu punto de contacto. Está bien el seguir retornando a estas frases, con silencio u otros temas de por medio, por espacio de una hora.

Si la persona dice cosas que no pueden ser ciertas, responde al sentimiento más que a los hechos desfigurados o mentiras. Por ejemplo, “Los marcianos se llevaron todo lo que tenía...” Aquí puedes conseguir la sensación. Di: “¿Alguien se llevó lo que era tuyo?”.


Otras maneras de Ayudar

Supongamos que un hombre te pide algo que no puedes dar. Tal vez te alegras de que esté en contacto con lo que necesita. Dile que te alegras de que tuviera la libertad de pedir. Esto es esencialmente cierto si la necesidad está en la dirección de vida y crecimiento para la persona, si por primera vez él se puede permitir a sí mismo el querer o pedir cercanía o tiempo contigo.

Cuando una persona se porta contigo en una forma que es claramente auto-destructora o contraproducente (y tú piensas, no es extraño que a mucha gente no le guste esta persona) puedes hacer varias cosas:

1. Puedes decir cómo te hace sentirte.

2. Puedes fijarte en lo que la persona está haciendo y preguntar cómo se siente eso por dentro. Déjalo vago, no definido. Si lo llamas “atacante”, “manipulante”, “perezoso”, “quejumbroso”, “controlador”, o alguna otra etiqueta condenatoria semejante, sólo das el aspecto externo. Dentro del ejercitante es algo más complejo. Así pues, estate perplejo acerca de lo que es esto, aun cuando puedas darle un nombre claramente condenatorio dentro de tu perspectiva exterior.

3. Si sientes lo que podría ser un buen empujón en esta mala manera de actuar, entonces responde a ese empuje de vida. Muchas maneras malas son malas solamente porque la cosa debida se está haciendo a medias en lugar de ser hecha total y libremente. Si tú respondes a la mitad que falta no es de tanta ayuda.

Ejemplo: Alguien está Iloriqueando una serie de quejas. No ayudaría el decir: “¿Por qué siempre Iloriqueas y te presentas tan débil? ¿Por qué no mantienes tu terreno y dices lo que quieres?”. Es de más ayuda responder a la mitad positiva de esto que lucha por salir, y decir: “Tú estás diciendo lo que necesitas de las personas y deteniendo lo que ellas han estado haciendo”.

Algunos procesos sanos que realzan la vida son: hacerte cargo o responsabilizarte de algo, defender tu manera de ver las cosas, permitirte ser libre para sentir como sientes, echar una mano a alguien, procurar hacer algo que no has sido capaz de hacer por algún tiempo, explorar, preguntar, acerca de ti mismo, procurar conocer gente, sexualidad, un sentido de significado o misterio cósmico, buscar paz, dejar que alguien te vea, probar algo nuevo, encargarte de una situación, decir a las personas cómo necesitas que sean, ser honesto, tener esperanza, negarte a perder la esperanza, ser capaz de pedir ayuda. Todos estos son buenos empujes de vida.

Nadie debiera depender solamente de ti. Deja que la persona conozca a otras personas que tú no conoces, o llama a alguien más a que venga a ayudar, si la persona no tiene otras.

La persona debiera estar presente cuando se está discutiendo entre gente que trata de ayudarla. Es difícil mostrar rectitud delante de alguien a quien tratas de ayudar, pero ya hemos visto por qué tiene que ser.

Las necesidades de ayudar a una persona con trabajo, con un sitio para vivir, etc., debieran ser parte de lo que constituye la ayuda. La ayuda es acerca de necesidades, sean las que fueren. No es útil el separar problemas “psicológicos” de los demás. En la vida de una persona no están separados.


EL TERCER MODO DE AYUDAR: INTERACCION.

Hasta ahora, bien estabas repitiendo las sensaciones de la otra persona (primer modo), bien comunicando tus sensaciones o ideas acerca de las sensaciones y sentimiento de la otra persona (segundo). Hasta ahora se trataba de ayudar a la otra persona. Ahora venimos a tus sentimientos. Esta sección es tanto para ti como para ayudar a la otra persona. En una forma ideal, ambos podéis igualmente sacar provecho.

Cuando estamos con otros, con frecuencia nuestros sentimientos versan acerca de los demás. Y con todo, son nuestros propios sentimientos. A menudo sentimos ganas de culpar a la otra persona por nuestros sentimientos.

“Me parece que estás muy a la defensiva”.
“Me parece que estás manipulando”.
“Estoy enfadado porque siempre me interrumpes”.
“Estoy desilusionado porque no te sientes mejor”.

En estos ejemplos expresamos nuestras sensaciones diciendo que la otra persona no es buena, que se porta mal, o que es la causa de nuestros sentimientos. Para expresar nuestros sentimientos de una manera más útil, tenemos que enfocar/os y ponernos en contacto con lo que se da en nosotros. Estos sentimientos todavía tendrán relación con lo que la otra persona hizo, pero serán estrictamente nuestros sentimientos y no la carga de la otra persona. Por ejemplo:

“Siempre me es difícil el mantener el hilo de pensamiento, o seguir sintiendo que vale la pena decirlo. Así pues, cuando me interrumpes, tocas a mi punto débil. Me pongo de tal manera que no tengo ocasión de decirte nada. Por eso me enfado”.

“Tengo como un desafío: el servir de gran ayuda a las personas. Pienso que estoy desilusionado porque no te sientes mejor. Tú también me importas pero veo que mi desilusión es algo propio mío. Yo necesito ser de ‘Enorme Ayuda’”.


Cómo expresarte tú mismo.

Desde un momento dado de interacción puedes moverte o dentro de la otra persona, o dentro de ti mismo. Por ejemplo, supongamos que estás con una mujer que ha hecho algo para disgustarte. Entonces puedes dirigirte a lo que hizo ella, y a por qué lo hizo. De aquí puedes ir a cómo eres tú y cómo te disgusta.

No hagas lo primero. Deja eso a la otra persona. Haz lo segundo: muévete del foco de interacción a tus propios sentimientos. Mira por qué te afectó y comparte esto.

Es duro para las personas el oírte decir lo que hay de equivocado en ellas. Es fácil escucharte decir lo que te pasa a ti o por lo menos lo que en ti es vulnerable, preocupante o débil. Evita el hacer comentarios que empiezan: “Me parece que tú...”. Estás invadiendo el terreno del otro y protegiendo el tuyo.

Compartiendo lo que está pasando en ti logra hacer la interacción más abierta y personal. La otra persona puede sentirse confortable para compartir cosas interiores contigo.

No digas:

“Tengo que expresar mis sentimientos. ¿Puedo fiarme de ti? Siento como que me intimidas”.

Di:

“Me enfado y disgusto cuando no puedo terminar lo que empecé a decir. Pierdo el hilo. Me siento inseguro acerca de si tengo algunas ideas verdaderas”.

Es esencial que seas específico al expresarte. Evita generalidades. El decir a la otra persona que él o ella te disgustaron, sigue siendo un rechazo. Cuando sólo compartes una generalidad, no es verdadero compartir. Pero si compartes algo de lo específico que está actualmente pasando en ti -tu significado corporal único de la situación- te das a ti mismo. Puedes hallar esto específico enfocando en ese momento.

Estate preparado para permanecer firme si lo que compartes es ignorado. Puede ser que la otra persona no sea capaz de encontrarse contigo inmediatamente, puede aún hallarse en algún enfado privado, o acción de retirada y pudiera detenerse detrás de ti para abrirse... Puede ser que la persona tenga que decir cosas de enfado una o dos veces más, o reírse en forma burlona. Tu apertura será evidente pero puede ser que la persona sea incapaz de encontrarse con ella. Así que no esperes una inmediata aceptación calurosa como respuesta. Sea cual fuere la reacción de la otra persona, no te sientas inseguro, espera a que lo que digas pueda mantenerse de por sí.

Es mejor decir: “Estoy enfadado”, que proferir cosas airadas y dejar que tu ira sea vista indirectamente. Diciendo tu sentimiento directamente permite que sea compartido por otros.

Si las primeras palabras que te vienen son difíciles de decir, no luches contigo mismo. Espera un momento y deja que se forme otra lista de palabras. Haz esto hasta que consigas las palabras que encajan para ser dichas. No cedas en lo que fuere necesario expresar.

Enfoca directamente lo que más temas, o aquello con lo que te encuentras luchando. Si lo que la otra persona dice te pone tenso, presta atención a lo que temes se está diciendo y a lo que temes que eso quiera decir. Después di el núcleo de lo que hallas dentro.

Con frecuencia trabajamos desesperadamente en la superficie de lo que sentimos, o cómo acabamos de reaccionar, tratando de arreglarlo o transformarlo en otra cosa. Pero es fácil dejar que el verdadero sentimiento hable directamente.

Ejemplo:

“Eso hiere mis sentimientos”. “Me duele que estés enfadado”. “Eso me hace sentirme rechazado”. “Me siento que ha conseguido manipularme”. “Estoy bloqueado”.

Di explícitamente las cosas encubiertas que suceden en la interacción y di cómo sientes respecto de ellas. A menudo suceden cosas que ambos podéis sentir, pero que ambos confiáis no son notadas.

Por ejemplo, la otra persona puede estar haciéndote presión y tú puedes estar procurando evitar el ser empujado a algo al mismo tiempo que tratas de disimular que estás resistiendo. O pudiera ser que hayas hecho algo estúpido o incorrecto y estás procurando desquitarte sin que ese error sea reconocido, tratando de hacer que parezca otra cosa distinta de lo que ha sido.

Cuando realmente ocurrieron cosas así, diciéndolas se desbloquean. El no expresarlas mantiene la interacción bloqueada.

Si hiciste alguna cosa y ahora quisieras no haberla hecho, habla de ello. Podrá parecer demasiado tarde pero nunca es demasiado tarde para desbloquear la interacción.

Ejemplos:

“Me siento estúpido, por haberme enfadado y haber gritado”. “Hace un rato tú dijiste... y yo dije sí. Fui demasiado cobarde para decir no. Tenía miedo de discutirlo contigo”.

Aquello con lo que parece imposible enfrentarse, a menudo ofrece una oportunidad especial para unirse más a alguna persona.

Si nada está sucediendo y tú deseas que suceda algo -aun cuando parezca que no pasa mucho dentro de ti- enfoca tu atención en tus reacciones viscerales. Ahí siempre están pasando muchas cosas y algunas de ellas pertenecen a la interacción con esta persona. Dilas.

Cuando te sientas empujado demasiado, manda parar, fija un límite. Haz esto antes de que, explotes o te enfades. Protege a la otra persona contra lo que sucede cuando no te hagas cargo de tus necesidades. Di lo que quieres o no quieres mientras tienes tiempo todavía e interés para quedar y oír lo que ello significa para la otra persona.

Por ejemplo:

“Me gusta ser una ayuda cuando me llaman por teléfono, pero ahora está pasando con demasiada frecuencia. Así que, un lugar de sentirme a gusto por ello, como solía, me siento manipulado. Me gustaría sentirme bien respecto de tus llamadas. Si supiera que me vas a llamar sólo dos veces por semana, sé que me gustaría de nuevo”.

No estás tratando de deshacerte de la persona. Estás fijando los límites con firmeza para que, dentro de ellos, otra vez puedas sentirte a gusto respecto de la persona.

Habiendo fijado esos límites, te quedarías a oír cómo se siente respecto de ellos la otra persona.

Si estás sentado con una persona callada, di algo como: “Nada más voy a sentarme aquí haciéndote compañía”. Descansa. Muestra que eres capaz de estar sin necesidad de que se ocupen de ti. En semejante silencio, si es largo, tendrás muchas cadenas de sensaciones, algunas de las cuales puedes expresar (cada pocos minutos, tal vez).

No digas sensaciones que no tienes y que sólo desearías tener. Di cualquier cosa que tengas digna de saberse. Si te duele el ser honesto, date cuenta de que a los demás no les importa cuán bueno o sabio o hermoso eres. Sólo a ti te interesa tanto. Si tú apareces estúpido o imperfecto, esto no hace daño a la otra persona.

Lo que es verdad ya lo es. El admitirlo no lo hace peor. No siendo franco acerca de ello, no lo hace desaparecer. Y porque es cierto, lo que está ahí, eso es sobre lo que trata la interacción. Ninguna cosa falsa no cierta, está ahí para ser vivida. Las personas pueden tolerar lo que es verdad porque ya lo están tolerando.


Cuándo no debes expresarte

Guarda silencio cuando las personas están usando la técnica del enfoque corporal o hablando de sus preocupaciones, o lo harían si les hicieras sitio. Retrasa el articular tu parte. Casi siempre pueden oírte mejor las personas si se las oye a ellas primero, y se establece contacto con el sitio donde están. También al mismo tiempo que la persona hace esto, ella pudiera cambiar lo que tú sientes sin que digas nada. Tal vez cueste el dejar a la otra persona ser primera. Pero si la otra persona está llena de sensaciones no claras y desconcertantes, si no esperas, tal vez no se te oiga.

Si estás muy disgustado, y si la interacción ya no ofrece garantías, espera unos minutos antes de expresarte. Mientras te calmas, puedes tamizar mejor tus sensaciones. También se le harán más fáciles de experimentar a la otra persona si parece claro que tú no estás agotado por lo que sientes.

No te expreses inmediatamente si tienes confusión acerca de lo que sientes y simplemente sólo vas a rozar tus sensaciones más profundas. Enfoca para aprender lo que son.


Cuándo debes expresarte

Exprésate cuando quieras estrechar más unas relaciones.

O cuando estás siendo “deformado fuera de tu propia figura” en alguna manera. Por ejemplo, si la persona está dando a entender que tú te sientes de algún modo que realmente no te sientes, habla. Después, escucha de nuevo. Si has oído, no importa que la persona no te crea. No discutas.

Exprésate también cuando la otra persona necesita oír más de ti para sentirse tranquila respecto de ti, o cuando ha interpretado mal una de tus reacciones. Di francamente cómo te sientes. No dejes que la otra trate de establecer relación con lo que realmente no estabas sintiendo. Aun cuando fuere más fácil para ti el permanecer no visto, no comprendido, no accesible, ninguna interacción sería posible si obraras así.

Cuando estás en un grupo y nada sucede, di algo de ti mismo. Esto abre el camino para que otros se expresen. Comunícales algo personal y significativo de tu interior.

Cuando la otra persona no está en plan de relacionarse contigo, puede ayudar si tú simplemente expresas libremente alguna cosa acerca de ti. De esta manera no tiene que ser llevado por la energía de la otra.

Exprésate cuando te están idealizando. Comparte algún problema o sensación personal menos bonita que halles en ti.

Exprésate cuando la otra persona está preocupada por haberte ofendido o destruido. Comunica específicamente cómo te sientes. Deja que se vea que, aunque ofendido o disgustado, no estás destruido.

Exprésate cuando sencillamente tienes ganas. Aquí hay dos personas. Ambas tienen iguales derechos. No siempre necesitarás saber por qué tienes ganas de expresarte.


LA CUARTA MANERA DE AYUDAR: INTERACCION EN UN GRUPO

Lo que sigue interesa a cualquier grupo. Pudiera ser una reunión de la facultad o de su familia. Pudiera ser un grupo social o grupo de trabajo. Pudiera ser un grupo especialmente formado para la técnica del enfoque -algo que explicaré en un capítulo posterior.

Todos hemos oído que los grupos deberían “procesar”, considerar abiertamente los malos sentimientos. Ordinariamente, eso no resulta muy bien. Las personas se hieren mutuamente y, en realidad, no resuelven nada. Todos pueden decir algo pero nadie puede dar muchos pasos. A nadie se le escucha o enfoca de modo que los sentimientos puedan cambiar. Y, sin embargo, esto es lo que se necesita, y puede suceder. Pero ordinariamente sucede sólo al escuchar, y al utilizar Focusing.

El Focusing puede tener lugar en un grupo, sea lo grande que fuere. Alguien lee las instrucciones y todos enfocan en los silencios de por medio.

Después, debiera haber un tiempo cuando cada persona puede decir algo. Si el grupo es grande, se puede dividir en grupos pequeños. Divídase el tiempo disponible y que alguien con reloj señale el tiempo para cada persona. Supongamos que tenéis media hora y diez personas. Cada persona tiene dos minutos y medio (dejando tiempo perdido en medio). Cuando las personas divagan, dos minutos y medio no es nada, pero si saben el tiempo de antemano y han enfocado, puede resultar más tiempo que el que algunas personas emplearán. Tómese un minuto o dos en silencio para dejar a las personas decidir aproximadamente lo que van a decir.

Cuando las personas son libres para decir sólo lo que desean, y nadie critica, corrige o añade cosa alguna, existe un clima de grupo agradable. Si las personas están entrenadas en escuchar, o se les enseña a escuchar, la persona a la derecha puede responder como escuchando. Si las personas no están entrenadas o aprendiendo a escuchar, entonces nadie debiera decir cosa alguna excepto la persona a quien toca el turno.

Cuando el grupo está teniendo dificultad con alguien, o tú tienes dificultad con alguien, fija un tiempo aparte y arregla el que unas personas hablen con ella. Cuando sólo pocas personas se reúnen, cada una puede ser totalmente oída, y dada tiempo suficiente. Deja que el fin sea el crecimiento y rectitud de todos. Las dificultades entre personas y dentro de las mismas no impiden el trabajo y dinámicas del grupo. Si se las trata así, hacen el grupo mejor. Cuando se resuelven, los problemas y cualquiera persona del grupo experimenta crecimiento, los demás sienten la alegría.

Si varias personas hablan con alguien que está disgustado o disgustando, una por lo menos debería ser designada para asegurar que realmente se escucha a la persona. Esto ayuda a la persona a enfrentarse con respuestas molestas de otros miembros del grupo.

Da crédito a otra persona por algunas buenas, o al parecer buenas, razones para lo que fuere psicológicamente disgustante o dañoso, aun cuando estés enfadado o halles a la persona no razonable.

Cuando una interacción es mala y sigue siendo mala -supongamos que has estado hablando diez minutos y se está poniendo peor- para. Vete a los estados primero y segundo de escuchar. Presuponte que la otra persona está procurando hacer alguna cosa buena. Dilo. Procura averiguar qué es esta cosa buena y dilo. (Si no te gusta, puedes decir que no estás de acuerdo pero que comprendes). Después, cuando se aclare y oiga la parte de la otra persona, di que ahora tú quieres hacer tu parte antes de terminar o en algún momento inmediato. Tal vez puedas traer a alguien que ayude a que seas oído.

¿Para qué dedicar tu vida y trabajo a un grupo y después no invertir las pocas horas que se necesitan para solucionar cosas con una persona? A menudo, las personas se callan por consideración a alguien hasta que se enfadan tanto que quieren echar del todo fuera a la persona.

También tú, en algún tiempo, puedes haberte sentido desanimado respecto del grupo, no dispuesto a hacer el trabajo, ansioso por si no lo estabas haciendo bien. Ayuda a oír a la persona que tiene estas sensaciones hoy, aun cuando hoy tú no te sientas así.

En un grupo ayuda el invitar a hablar a una persona que acaba de hacer movimientos o diferentes sonidos y no tuvo oportunidad de expresar nada.

Si una persona dice algo significativo y después, un montón de cosas triviales son dichas por otros o se preguntan cosas irrelevantes, vuelve a la primera persona con una invitación a que diga algo más.

Cuando todos la emprenden contra una persona, tiene que haber alguien más interesado en dejar que se oiga a aquella persona, que en unirse al ataque. Aun cuando te sintieres inseguro o un extraño en el grupo, siempre puedes expresar tu deseo de oír más de alguna persona, o de que esa persona repita algo a lo que el grupo no respondió.

Hay maneras de ayudar con una interacción entre dos personas. Si dos o más están teniendo dificultad, y tú mismo no estás demasiado disgustado, puedes ayudar a que cada persona sea oída. En una interacción mala ordinariamente ninguna de las dos personas puede oír a la otra muy bien. Si tú respondes a una persona, según el primer estado de escuchar, la otra puede oírte y ver los buenos resultados del proceso. Después vuélvete y responde a las sensaciones de la segunda persona. Eso deja escuchar a la primera. (No hagas de mediador ni decidas quién tiene razón acerca de qué. Guarda tu punto de vista para más tarde o, tal vez, dilo deprisa y vuélvete a ellas).

La mayor parte de lo que hemos dicho acerca de escuchar puede también ayudar en tus interacciones con las personas más cercanas a ti. La diferencia está en que nunca estás tratando solamente de ayudar; también estás tratando de vivir y trabajar; así que espera que sea mucho más difícil y lento. Si cuando estás personalmente muy comprometido, no lo haces tan bien, acéptalo. No te sorprenda si no puedes escuchar bien cuando te están atacando. Aun probando estas formas de acercarte -no importa cuán lento o difícil parezca-, saca a las personas de la atmósfera bloqueada que con frecuencia existe.

Se puede dar una gran diferencia en un grupo si escuchas, si enfocas y dices algo de lo que encuentras, y si algunas veces pides a otros que activen más sus sentidos y sensaciones y digan más de lo que están sintiendo.

[1] El método de “saying back” (repetir) fue descubierto por Carl Rogers y la formación en su uso es accesible en P.E.T. por Thomas Gordon.

[2] El método de intercambio de roles fue inventado por Fritz Perls. Aquí se hace en una forma de técnica de enfoque.

[3] Este método de -repetición-fue desarrollado por Garry Prouthy.

No hay comentarios: